El efecto sonoro, un arte para contar historias (+Audio)

El efecto sonoro es, sin duda, uno de los personajes más importantes dentro de un dramatizado radial. Una llamada telefónica inesperada, el toque de una puerta anunciando la llegada de una visita y hasta el acto de servir una copa de vino conforman la indetenible banda sonora de una novela, cuento o aventura.

Nacidos dentro de un estudio, los efectos sonoros no solo representan sonidos propios de la vida cotidiana, sino también sonoridades totalmente desconocidas para el oído humano. Con más de 30 años de experiencia en el arte sonoro, Reinaldo Hernández Navarro asegura que una buena historia no tendría vida sin la sensación sonora que deja tras sí un movimiento.

Con la capacidad  de generar al igual que la música tranquilidad o tensión dentro del relato de una historia, los efectos sonoros también pueden indicar el momento del día, lugar e incluso época en la cual ocurre una acción dramática, así lo afirma Reinaldo Hernández quien, en la emisora Radio Progreso, ha creado sonidos para espacios como Tu novela de amor, Agente Especial, La Novela Cubana Clave 830.

Producidos por un efectista sonoro quien colecciona múltiples objetos como máquinas de escribir, teléfonos, copas, cubiertos e incluso zapatos para mujer y hombre; los efectos sonoros muchas veces pueden ser concebidos con los recursos más simples.

Utilizados en el cine, la televisión y hasta en el teatro, los efectos sonoros convierten al realizador en un actor más dentro de la obra.

Transmitido de una generación a otra, el oficio de crear efectos sonoros en la Isla permite a la radio cubana ser fiel al famoso slogan de “Sonido para Ver”.

 

 

Escribir un comentario