Periodismo para mover sentimientos

 Desde que razonó supo que el rumbo de su vida estaría marcado por la pasión de decir, de explicar y conmover desde los gestos y las palabras sin importar los obstáculos del camino, “porque no resulta fácil cuando se vive alejado de grandes escenarios.”

Erenia Tamayo Torres creció y con ella los impulsos hasta convertirse en una de las actrices fundadoras del grupo de teatro Ategua (Agrupación Teatral del Guacanayabo) un espacio desde el cual cimentó una obra artística que hoy se le distingue en el ámbito cultural de la oriental provincia cubana de Granma.

Pero el destino definiría otros derroteros, aunque con idéntica determinación: hace poco más de quince años llegó al periodismo radial y los sueños infantiles encontraron en esa profesión fértil creación para una cotidianidad no exenta de dificultades.

“Resultó un reencuentro con aquellos deseos que te comentaba que nacieron en mis años de niña, de adolescentes. El periodismo te ofrece un campo muy amplio para expresar tus ideas, puntos de vistas, y que las personas te escuchen, interpreten y actúen acorde a los criterios que ellos sostengan y lo que tú seas capaz de transmitirles.

Tamayo Torres es la presidenta de la delegación de base Audiovisuales Manzanillo, de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), que aquí agrupa a los profesionales de la emisora Radio Granma, el telecentro Golfovisión, un representante de medios provinciales y Radio Rebelde, así como a un pequeño grupo de jubilados.

“Es pasión y deseo permanente, desafío por decir y bien porque el periodista es un espejo para la sociedad: las personas nos auscultan en cada acto que realizamos en cualquier lugar, es por eso que la disciplina social, la responsabilidad, la ética y la moral tienen que definir la conducta de los reporteros donde quiera que se encuentren.”

El último año de trabajo resultó muy complejo

“Sí, he implicó revertir las rutinas de trabajo en cada redacción. El 2020 significó mucha entrega esencialmente en este panorama de los medios de difusión comunitaria, sacrificios y voluntad de los periodistas de transmitir lo más claro, preciso y objetivo posible cada mensaje referido al nuevo coronavirus.

“Las medidas que orientó el grupo de trabajo temporal, la labor en los centros de aislamiento del territorio y la preparación del colectivo del hospital Celia Sánchez Manduley para recibir a los casos positivos a la enfermedad, las historias de vida asociadas al SARS-CoV-2 ocupan hoy los principales espacios informativos, más ahora que el contagio en Granma va en aumento.

Ha sido un desafío también a la creatividad… 

“Sin dudas. Nos hemos visto en la necesidad de trabajar a distancia, sin llegar hasta las redacciones donde siempre es agradable encontrarse para intercambiar, para socializar ideas y proyectos entre todos, pero esta enfermedad llegó y cambió todo.

“Llegamos hasta los sitios más insospechados, donde la complejidad estaba definida por la cantidad de personas contagiadas, pero el periodismo es un riesgo feliz y constante, late el placer de poner en antena, en la pantalla o la prensa escrita cada historia que mueva sentimientos.

“Nos queda la experiencia de lo que vivimos y además el estudio de esta enfermedad, refrendamos el postulado martiano de que el periodista debe saber del microbio a las nubes.

“En la agenda no faltó el tratamiento a los hombres y mujeres que con su tesón cotidiano enfrentar múltiples carencias para hacer avanzar la sociedad desde los ámbitos económicos y sociales y también las denuncias al recrudecimiento del bloqueo de los Estados Unidos a Cuba que tanto repercute en la vida diaria.”

¿Son temerarios los periodistas de Manzanillo?

 “Creo que sí, aun cuando el protagonismo debe ser mayor, con un vínculo más estrecho entre quienes definen las políticas editoriales y nosotros. Podemos hacer muchísimo más en pos de incrementar los conocimientos y la información a nuestros oyentes, televidentes o lectores.

¿El año 2020 los hizo crecer desde el punto de vista humano?

“Nos puso a prueba y crecimos en los órdenes profesional y personal. En el primero resaltamos más la sensibilidad, los motivos para luchar por la salud y la vida, por ser mejores en cada lugar donde nos desempeñemos.

“En lo individual permitió constatar el invaluable apoyo que significa la familia para el trabajo del periodista (comparte amor y profesión con el joven José Ortiz Benet, reportero de la televisión manzanillera), que los niños y los padres estén saludables y protegidos en casa es motivo de tranquilidad e impulso para mejorar nuestro desempeño".  (Fotos: Cortesía de la entrevistada y Radio Granma Digital)

 

 

 

Escribir un comentario