Una sección a cargo de Reinaldo Cedeño Pineda

MARTÍ: “las apetencias propias de un varón pleno”

A los héroes, el tiempo los envuelve en un halo de grandeza que parece quitarles su carácter humano, y entonces comienzan a difuminarse en el hilo de la lejanía o de la perfección.

Un comunicador tiene que estremecer el mármol, que exhumar las esencialidades, para que los héroes puedan hablarnos, para que nos acompañen en estos días procelosos. Sin simplismo alguno, sin desgajar sus citas, sin espurias reticencias.

En semejante propósito, la radio cubana suma aciertos ―¿cómo no recordar a ese martiano gigante, el maestro Julio Batista?―; pero subsiste en demasía, la croniquilla de ocasión, el lugar común.

Se impone trascender las fechas y adentrarse en las vidas.

Tal vez no haya mayor recurrencia mediática que a José Martí, como cima de tantas  aspiraciones, como espejo de la cubanía. Esa excepcional estatura suya, capaz de encarnar a toda una nación, no puede hurtarnos, sin embargo, al Martí hombre, “con las apetencias propias de un varón pleno”. Así lo retrata  Luis Toledo Sande en Cesto de llamas, su biografía de El Maestro.

José Martí se refiere a los afectos (y a los efectos) que genera el amor en su producción literaria, en su intimidad epistolar. Escojamos unas letras, apenas unos pasajes de aquel hombre que, en el verso final de “Dolora griega”,  sentencia lapidariamente: “Amor cuerdo no es amor”.

Su esposa, Carmen Zayas-Bazán, que representaba “el fragante señorío de las mujeres del Camagüey” (anota Jorge Mañach), le roba a Martí frases intensas que develan a un hombre enamorado, por encima de cualquier diferencia.  Cuando tras una larga separación, ve llegar a Carmen a Nueva York, a principio de 1880, cae rendido a sus encantos:

   “Tiene el color blanco anacarado, los labios de un punzó natural, con suavidad de terciopelo, los ojos pardos rasgados, con mirada angelical y el cabello de ese color castaño dorado, como lo pintaba Tiziano”.

Otras impresiones las había dejado en su poema “Carmen”, publicado el 23 de mayo de 1876 en el periódico mexicano El Eco de Ambos Mundos, estrofas que han sido musicalizadas con fortuna por Amaury Pérez Vidal:

Es tan bella mi Carmen, es tan bella,/ Que si el cielo la atmósfera vacía / Dejase de su luz, dice una estrella / Que en el alma de Carmen la hallaría.



El amor sensual no escapa de la pluma del genio de Paula ―¿cómo podría?― y al reflexionar sobre él, retiembla el moralismo de etiqueta, salta un siglo: “Lo que se tiene por lujuria no es más muchas veces que el horror a la soledad, la necesidad de la belleza”.  

En modo alguno podrá pasarse por alto, la forma en que repara en nuestra insoslayable materialidad, la metáfora con que alude, en su “Cuaderno de Apuntes”, a los deseos masculinos: “¡Y tantas cosas nobles como pudieran hacerse en la vida! Pero tenemos estómago. Y ese otro estómago que cuelga: y que suele tener hambres terribles”.

   Hay muchos asombros. Mucho que explorar en la infinitud martiana.

José Martí es patrimonio de todos los cubanos, en primer lugar, de quienes lo amaron, de quienes lo amamos. La “condición arcangélica” que Gabriela Mistral le advirtiese, solo se completa cuando hurgamos en su existencia real. Martí es nuestro contacto más preciso, más precioso con la futuridad.

  • Escucha la versión radial:  “MARTÍ, un varón pleno” (Texto y voz: Reinaldo Cedeño. Musicalización y edición: Jailer Cañizares)   

 

Escribir un comentario

Especiales | Del autor

Radio Cubana ante la Covid19: El elogio merecido

La radio es imbatible: una vez lo dije y mil veces lo ratifico. Siempre en la primera línea en las circunstancias más difíciles, siempre fiel, siempre “con el caballo enjaezado y la espuela en el tacón”.


Un locutor es parte de nosotros mismos

Largirucho, quijotesco, dueño absoluto, avanza por la pista del teatro Karl Marx. Ya no es ningún niño, pero está danzando. En un manojo de palabras atrapa la historia, la dimensión de la artista que le toca presentar. La borda en el aire, nos la entrega. Por un instante la voz se quiebra, la emoción aprieta, el público se desborda. Germán Pinelli abraza a Rosita Fornés.


La cultura es un estremecimiento, no un entretenimiento

De manera online por la pandemia se efectuó la ceremonia oficial para la entrega del Premio de Periodismo Cultural, José Antonio Fernández de Castro 2021, al periodista, santiaguero, crítico y poeta, Reinaldo Cedeño Pineda.

Acerca de RADIAciones

RADIAciones, el mundo de y desde la Radio

RADIAciones nace  para revelar el instante, para aquilatar la grandeza de las pequeñas cosas.

Ha de ser breve, mas divisa  un horizonte infinito: el mundo de la radio y el mundo desde la radio. Y por supuesto, con la gente de la radio. LEER MÁS

Reinaldo Cedeño Pineda

Reinaldo Cedeño Pineda. Periodista, poeta y crítico cubano.

Periodista, poeta y crítico cubano. Ha recibido numerosos lauros por su obra periodística y literaria, entre ellos el Premio Nacional de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro por la obra de la vida otorgado por el Ministerio de Cultura.

Nació en Santiago de Cuba el 13 de junio de 1968. Licenciado en Periodismo (1991) y Máster en Comunicación Social por la Universidad de Oriente (2004).

Autor de una docena de libros. Ha sido guionista de varios programas de radio y televisión. Miembro de la directiva nacional de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la UNEAC y del Comité Nacional de la Unión de Periodistas de Cuba. Artículos y poemas suyos se han traducido a varios idiomas.

BLOG: "La Isla y ...  la espina"