Una sección a cargo de Reinaldo Cedeño Pineda

Cuando narra una mujer ...

A veces tiene que sujetarse porque la trama la hace flamear, la envuelve. Siempre halla el tono justo para la narración, más hay sacudimientos que la recorren, intensa, lentamente. Sin ir más lejos: grababa hace poco una obra sobre Quintín Bandera, el mambí; el instante del fallecimiento de su primera esposa, una joven que lo ama, que lo espera para morir…

“Esa escena me conmovió, me tuve que poner fuerte…”, me confiesa Rosa Ileana Navarro Pupo, con todo y sus 35 años en la radio.  Locutora, actriz, conductora de programas informativos en la radio y la pantalla,  narradora de seriados históricos y de aventuras…  ha sido distinguida recientemente como Artista de Mérito del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).

A los cinco años comenzó el sueño de la radio y se tomó en serio aquel juego. Un poco más tarde, entró en espacios de aquel mítico canal Tele Rebelde surgido en tierra oriental, donde la gente tocaba a los actores… para comprobar si eran de verdad. Y cuando ya en 1987 comienza su vida laboral, el río no hizo más que correr por su cauce natural.

Me gusta escucharla. Ella es cálida, es múltiple. Son muchas Ileanas en la radio santiaguera. La del despertar reflexivo y familiar de Café con música, la conductora de Concierto informativo, un espacio de actualidad y participación ciudadana; la de Noche tropical, a pura música. Y por supuesto, la de Páginas de la historia, un dramatizado histórico que recorre la memoria del devenir cubano y más allá. Ella es la voz que lo enlaza todo, que todo lo recorre.

Me encantaba la narración de Guzmán Cabrales, de Navarro Cuello. Me detenía a verlos. Escuchaba a Pastor Felipe, a los Alarcón… Nunca pensé que alguna vez me tocaría, pero la vida es de sueños y algunos los he ido alcanzando. Un director genial como Alejandro Quiroga Illas me abrió las puertas. Era un reto, comencé muy joven cuando aun hacía programas de otro corte; pero lo tomé como una oportunidad”.

Un narrador radial necesita contar situaciones, describir ambientes, personajes , estados de ánimo. Requiere dar los desplazamientos espaciales y temporales. Eso y más. Ileana sabe trenzar el hilo de la trama, sabe hacerlo a su modo.

La radio le ha permitido sumergirse en la media centuria republicana (“En tiempos de corrupción”, escrita por Raúl Ibarra), en la tempestuosa existencia de José María Heredia  (“Oda a un poeta”, Adelaida Pérez Hung-Oscar Ruiz Miyares), la vida estoica de una cubana entera  (“Mariana, la madre de la tribu heroica de Adelaida Pérez Hung) y en la memoria de 90 años de la propia emisora donde labora, la CMKC (“En el aire, el corazón”, de Leandro Báez Blanco).

Cada situación requiere sus propias intenciones, matices diferentes, y todo eso, inevitablemente va de la mano, va por dentro. Ahora puede ser una escena romántica, después una bélica, surgir una discusión… y todas las escenas tienen que ser creíbles.  Eso requiere disciplina, respeto. Requiere  poner el corazón.

Soy una mujer apasionada y me gusta que se sienta esa emoción cuando narro. Yo casi lloro con la voz, me erizo. A veces tengo que controlarme, pero siempre me impongo.  Tal vez ahí radique la marca, la diferencia en un imperio que ha sido masculino por tradición, pero la exigencia es la misma. Narrar es adentrarse en la vida, la narración no tiene favoritos”.

 


  • ESCUCHA / Breve fragmento de la narración de Ileana Navarro Pupo

 

 

 

Escribir un comentario

Especiales | Del autor

Radio Cubana ante la Covid19: El elogio merecido

La radio es imbatible: una vez lo dije y mil veces lo ratifico. Siempre en la primera línea en las circunstancias más difíciles, siempre fiel, siempre “con el caballo enjaezado y la espuela en el tacón”.


Un locutor es parte de nosotros mismos

Largirucho, quijotesco, dueño absoluto, avanza por la pista del teatro Karl Marx. Ya no es ningún niño, pero está danzando. En un manojo de palabras atrapa la historia, la dimensión de la artista que le toca presentar. La borda en el aire, nos la entrega. Por un instante la voz se quiebra, la emoción aprieta, el público se desborda. Germán Pinelli abraza a Rosita Fornés.


La cultura es un estremecimiento, no un entretenimiento

De manera online por la pandemia se efectuó la ceremonia oficial para la entrega del Premio de Periodismo Cultural, José Antonio Fernández de Castro 2021, al periodista, santiaguero, crítico y poeta, Reinaldo Cedeño Pineda.

Acerca de RADIAciones

RADIAciones, el mundo de y desde la Radio

RADIAciones nace  para revelar el instante, para aquilatar la grandeza de las pequeñas cosas.

Ha de ser breve, mas divisa  un horizonte infinito: el mundo de la radio y el mundo desde la radio. Y por supuesto, con la gente de la radio. LEER MÁS

Reinaldo Cedeño Pineda

Reinaldo Cedeño Pineda. Periodista, poeta y crítico cubano.

Periodista, poeta y crítico cubano. Ha recibido numerosos lauros por su obra periodística y literaria, entre ellos el Premio Nacional de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro por la obra de la vida otorgado por el Ministerio de Cultura.

Nació en Santiago de Cuba el 13 de junio de 1968. Licenciado en Periodismo (1991) y Máster en Comunicación Social por la Universidad de Oriente (2004).

Autor de una docena de libros. Ha sido guionista de varios programas de radio y televisión. Miembro de la directiva nacional de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la UNEAC y del Comité Nacional de la Unión de Periodistas de Cuba. Artículos y poemas suyos se han traducido a varios idiomas.

BLOG: "La Isla y ...  la espina"