Una sección a cargo de Reinaldo Cedeño Pineda

DEPORTE EN LA RADIO (II)  Del remate del siglo al Canal de las sorpresas

¿Cómo se dibuja un jab con la voz? ¿Cómo anidar un gol en la red, un golazo, sin haber pisado la grama? ¿Cómo se levanta un país, todo un país, en un remate? Preguntémosle  a Luis Alberto Izquierdo Valdés. Él tiene la respuesta. Él puede.

La narración deportiva es una gran puesta. Se han de conocer a los protagonistas y al resto de los actores, desentrañar su sicología. El terreno es el escenario. La trama se va trenzando en los próximos minutos. Golpe a golpe, tanto a tanto, con fe y sentido de la verdad. A lo Stanislavski, a lo Izquierdo.

Desde aquellas narraciones para una serie provincial de béisbol, a puro gusto, a pura bomba; desde un evento internacional de voleibol en la ciudad deportiva capitalina, desde el micrófono de estreno en la COCO, han pasado 33 años. Han pasado seis Juegos Olímpicos, siete Panamericanos, cuatro Centroamericanos y del Caribe,  varios mundiales de boxeo, de voleibol…

 ... Y Luisito sigue indemne, inmarchitable, “con la pasión de los quijotes”, afirma Lilian Cid, la chica de Deporcuba. “Con él, es muy fácil encender la sonrisa”, confiesa Magdiel Pérez, el conductor de Haciendo Radio. “Posee un poder descriptivo impresionante, el uno en Cuba. Es un todo terreno”, escribe el periodista Raúl Rodríguez.

Ha narrado victorias épicas y derrotas inesperadas, desde cualquier parte del mundo, a cualquier hora. Arañando la luna, net por medio, cuando las Morenas del Caribe competían en la tierra del sol naciente. Luis Izquierdo, el niño de Arroyo Naranjo, el hijo de Gisela, era (es) capaz de desvelar a Cuba.

   RADIAciones quiere regalarles dos experiencias vividas por él, contadas por él, como parte del equipo deportivo de Radio Rebelde. Luis Alberto Izquierdo Valdés ha sido harto generoso. Dos escenarios distantes, dos situaciones diferentes, al borde de las lágrimas, al borde de lo insólito…  


SYDNEY 2000: “Y ahí mismo… me quebré” / Luis Alberto Izquierdo

Barranquilla 2018. Junto a una leyenda del  voleibol, Mireya LuisEl equipo cubano de voleibol era el favorito para convertirse en el primero con tres títulos olímpicos consecutivos. Le había ganado una gran semifinal a Brasil. Por el oro enfrentaban a Rusia y todos esperábamos la victoria. Era una hazaña. Las rusas ganan el primer set. Pensamos en la recuperación para el segundo y no sucedió: volvieron a ganar las europeas. Ahí el estado de ánimo nos cambió totalmente… y seguro se reflejó en la narración.

Estábamos preparados para disfrutar un gran triunfo de Eugenio y sus muchachas, y después de dos sets parecía que no se lograría. Sin embargo, las cubanas cambiaron radicalmente y ganaron el tercero, eso nos animó un poco; luego, triunfaron en el cuarto y renació la esperanza. En el quinto, ya solo había un equipo en la cancha.

Se logró el objetivo, fue la única vez que me emocioné luego de terminado un partido y fue un honor formar parte, de alguna manera, de ese resultado que no se ha repetido. Bajé corriendo desde las gradas a buscar a algunas muchachas para la entrevista. Las dejé con mi compañero y bajé a saludar al resto. Abracé al masajista, amigo mío, y ahí mismo, como dicen los españoles… me quebré.

... EL CANAL DE LAS SORPRESAS .....

Desde el 2002, Radio Rebelde le dio cobertura, un año a la Olimpiada del  Deporte Cubano, y al siguiente,  a los Juegos del ALBA. Las primeras transmisiones fueron las competencias de remo y canotaje en la presa La Coronela, en Caimito. Siempre nos situamos en la meta, a la altura de un tercer piso y a una distancia de dos mil metros de la salida…

A esa distancia, es imposible ver lo que está ocurriendo en los primeros mil metros. Nos enteramos de la partida por la comunicación entre los organizadores. Al llegar, nos entregaban el orden de la competencia. En la cuarta o quinta regata, el compañero que estaba conmigo, comienza a describir el evento femenino planificado en el programa.

Luis Izquierdo en pleno intercambio radiofónico con la pertiguista olímpica Yarisley SilvaComo sucedía siempre ―sin tener visión alguna de los que estaba ocurriendo―, se dieron los nombres de las muchachas y de la ubicación de sus embarcaciones y otros elementos para que adornaran esos minutos.

A la mitad de la competencia, a los mil metros, me toca continuar con la narración. Pero, cuando ya están a una distancia donde se pueden apreciar los botes, comienzo a distinguir que las figuras eran muy corpulentas, que no hay nadie con el cabello largo, y es entonces que me doy cuenta que hemos estado narrando…. una competencia  masculina que adelantaron los organizadores.

En ese momento, solo piensas en el desastre que se ha convertido la narración y el malestar se apodera de uno. Tomé la decisión de cerrar el micrófono, entraron los compañeros en cabina…

La siguiente prueba, sí fue la femenina y cuando terminó, pedimos nuevamente la señal. Informamos el resultado de los dos eventos y quedó como una interrupción de la línea, lo que disminuyó un poco el gran malestar de la situación.


Nuestras próximas RADIAciones van al encuentro de la narración dramatizada… ¿un lugar solo para hombres?

Escribir un comentario

Especiales | Del autor

Radio Cubana ante la Covid19: El elogio merecido

La radio es imbatible: una vez lo dije y mil veces lo ratifico. Siempre en la primera línea en las circunstancias más difíciles, siempre fiel, siempre “con el caballo enjaezado y la espuela en el tacón”.


Un locutor es parte de nosotros mismos

Largirucho, quijotesco, dueño absoluto, avanza por la pista del teatro Karl Marx. Ya no es ningún niño, pero está danzando. En un manojo de palabras atrapa la historia, la dimensión de la artista que le toca presentar. La borda en el aire, nos la entrega. Por un instante la voz se quiebra, la emoción aprieta, el público se desborda. Germán Pinelli abraza a Rosita Fornés.


La cultura es un estremecimiento, no un entretenimiento

De manera online por la pandemia se efectuó la ceremonia oficial para la entrega del Premio de Periodismo Cultural, José Antonio Fernández de Castro 2021, al periodista, santiaguero, crítico y poeta, Reinaldo Cedeño Pineda.

Acerca de RADIAciones

RADIAciones, el mundo de y desde la Radio

RADIAciones nace  para revelar el instante, para aquilatar la grandeza de las pequeñas cosas.

Ha de ser breve, mas divisa  un horizonte infinito: el mundo de la radio y el mundo desde la radio. Y por supuesto, con la gente de la radio. LEER MÁS

Reinaldo Cedeño Pineda

Reinaldo Cedeño Pineda. Periodista, poeta y crítico cubano.

Periodista, poeta y crítico cubano. Ha recibido numerosos lauros por su obra periodística y literaria, entre ellos el Premio Nacional de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro por la obra de la vida otorgado por el Ministerio de Cultura.

Nació en Santiago de Cuba el 13 de junio de 1968. Licenciado en Periodismo (1991) y Máster en Comunicación Social por la Universidad de Oriente (2004).

Autor de una docena de libros. Ha sido guionista de varios programas de radio y televisión. Miembro de la directiva nacional de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la UNEAC y del Comité Nacional de la Unión de Periodistas de Cuba. Artículos y poemas suyos se han traducido a varios idiomas.

BLOG: "La Isla y ...  la espina"