Una sección a cargo de Reinaldo Cedeño Pineda

PATRICIA, te juré que no me iba a callar (+Audio)

¿Por qué? ¿Por qué usted quiere tomarse una foto conmigo? Y dio un paso atrás… No era arrogancia, era temor. Una larga historia de escarnios le acompañaba, le había costado caro ser diferente.

   ― Me quiero tomar una foto, porque eres valiente.

Nos fuimos hasta un banco del Parque Céspedes, frente a la casa más antigua de Cuba. Le pasé el brazo a su cuerpo enjuto. Acomodó sus hebras, su blusa de tirantes, su bolso de Penélope, y plantó su mejor sonrisa… No me conformé con la imagen, no. Quería conocer su leyenda.

   ―¿Te atreves a venir conmigo? Siempre con respeto, con mucho respeto.

   Respeto era su palabra, la repitió mil veces, la siguió diciendo mucho tiempo después. Le había faltado tanto, que se había convertido en su estandarte. Me puse a su lado. Hubo saludos, hubo sorpresas. Entramos por un largo pasillo interior.

Cuando me presentó a la dueña de la casa, la señora me descarnó de arriba abajo, de abajo arriba. Hizo un mohín a modo de saludo y le indicó qué hacer. La dejé frente a una palangana llena de ropas, no sin antes fijar nuestro próximo encuentro.

II

Patricia me fue contando su historia a trazos: cómo tuvo que correr un día perseguida por la rabia, cómo la bajaron de un árbol a pedradas, cómo cuidó ganado. Y cómo más de uno tocaba a su puerta, bajo el anonimato de las tinieblas, bajo el sigilo más férreo.

No todo el mundo tenía (tiene) el coraje de Patricia: ser Patricia las veinticuatro horas. Una tarde me confesó su nombre de inscripción, el reservado a los papeles, José Daniel Roibal Granados. No era él, claro. No calaba a su piel. Y me abrió su álbum.

   ―Esto no lo hago con todo el mundo…

María Félix con sus ojazos, María Félix con sus ademanes de reina, recortada de aquí, de allá. Era su ídolo. Y algunas fotos pequeñas, fotos con historias que interrumpía para apretar los hojas. Hubo una en especial, una: Roibal frente al espejo vestida de Patricia, la Patricia juncal, Patricia para siempre. Interrogándose, interrogándonos.

La obtuve para mí, la convencí milagrosamente. Me esperó cerca, con desesperación, cuando me vio partir con su tesoro rumbo al escáner. Y me abrazó a la vuelta, cuando la devolví a sus manos. No es la primera vez que escribo de esa imagen. Es la primera vez que la muestro.

No la vi más. No supe de su muerte.

III

Cuando el 17 de mayo de 2011, comenté la celebración en Santiago de Cuba del Día Internacional contra la Homofobia, Patricia estuvo en mis memorias, en mis reportes. Le hubiera gustado ver como marcharon juntas por estas calles, la bandera multicolor y la bandera de la estrella solitaria. La radio tiene mucho que aportar en la construcción de una sociedad más inclusiva, más contemporánea.

Cuando el Café teatro Macubá ―con la maestra Fátima Patterson al frente― acogió Piel Adentro, recordamos a Patricia.  La primera velada de aquel proyecto contra todas la discriminaciones, rindió homenaje a un ser humano auténtico, a su tenaz manera de buscar la felicidad, a su lección de vida. Sus vecinos nos acompañaron, y Katiuska Ramos, mi colega, mi infatigable partenaire.

Alguien dijo que era un persona noble, sí; pero con “un defecto”. Amorosamente le corregimos: el amor no tiene defectos.

¿Dónde estarán aquellos dos casetes que grabé con nuestras conversaciones? ¿Dónde quedó el documental sonoro que rumié, bordé, tracé en el aire? No desisto. Todavía recuerdo nuestras últimas palabras.

   ―¿Y usted qué va a decir de mí?

   ―No lo sé todavía, Patricia… pero no me voy a callar. 


  • ESCUCHA la versión radial. Patricia, no me voy a callar (Texto  y voz: Reinaldo Cedeño. Edición y musicalización: Jailer Cañizares)
Escribir un comentario

Especiales | Del autor

Radio Cubana ante la Covid19: El elogio merecido

La radio es imbatible: una vez lo dije y mil veces lo ratifico. Siempre en la primera línea en las circunstancias más difíciles, siempre fiel, siempre “con el caballo enjaezado y la espuela en el tacón”.


Un locutor es parte de nosotros mismos

Largirucho, quijotesco, dueño absoluto, avanza por la pista del teatro Karl Marx. Ya no es ningún niño, pero está danzando. En un manojo de palabras atrapa la historia, la dimensión de la artista que le toca presentar. La borda en el aire, nos la entrega. Por un instante la voz se quiebra, la emoción aprieta, el público se desborda. Germán Pinelli abraza a Rosita Fornés.


La cultura es un estremecimiento, no un entretenimiento

De manera online por la pandemia se efectuó la ceremonia oficial para la entrega del Premio de Periodismo Cultural, José Antonio Fernández de Castro 2021, al periodista, santiaguero, crítico y poeta, Reinaldo Cedeño Pineda.

Acerca de RADIAciones

RADIAciones, el mundo de y desde la Radio

RADIAciones nace  para revelar el instante, para aquilatar la grandeza de las pequeñas cosas.

Ha de ser breve, mas divisa  un horizonte infinito: el mundo de la radio y el mundo desde la radio. Y por supuesto, con la gente de la radio. LEER MÁS

Reinaldo Cedeño Pineda

Reinaldo Cedeño Pineda. Periodista, poeta y crítico cubano.

Periodista, poeta y crítico cubano. Ha recibido numerosos lauros por su obra periodística y literaria, entre ellos el Premio Nacional de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro por la obra de la vida otorgado por el Ministerio de Cultura.

Nació en Santiago de Cuba el 13 de junio de 1968. Licenciado en Periodismo (1991) y Máster en Comunicación Social por la Universidad de Oriente (2004).

Autor de una docena de libros. Ha sido guionista de varios programas de radio y televisión. Miembro de la directiva nacional de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la UNEAC y del Comité Nacional de la Unión de Periodistas de Cuba. Artículos y poemas suyos se han traducido a varios idiomas.

BLOG: "La Isla y ...  la espina"