Una sección a cargo de Reinaldo Cedeño Pineda

Un reclamo místico (+ Audio)

Era el más grande. Es costumbre humana etiquetar, clasificar, catalogar. Alguien logra un bautizo feliz y allá vamos a repetir: los cuatro grandes de la trova, las cuatro joyas del ballet, las cuatro cosas. Ni una pizca quitamos a la grandeza de Sindo, Corona, Villalón y Rosendo; pero había más de cuatro cimas en la trova cubana, en esa legión de guitarreros, en la poesía conmovedora y sutil, imbatible y eterna.

Hablo de Miguel Matamoros, de “Lágrimas negras”, de “Mamá, Son de la Loma”. Es 8 de mayo, el día que vino al mundo, el Día del Son Cubano. Tengo un grito y una historia que contaros.

En cierta casa de radio, que bien pudiera ser esa y cualquier otra, un joven operador iba decidido a borrar su cinta por enésima vez. Caja en mano por el largo pasillo. Había que grabar, regrabar y volver a grabar. Las carencias nos toman por el cuello, son recidivantes. A las cintas Orwo le debemos un monumento, un aplauso cerrado al reciclaje, un tributo a la resistencia.  

Y ya se alistaba, ya casi apretaba la tecla, ya casi el cabezal mordía, cuando pregunté que había... Oyélo tú mismo... Y así, como si nada, se dejó escuchar el Trío Matamoros,  el mismísimo, interpretando  “Reclamo místico”. 

Dime que ya eres libre

como es el viento.

Dime que no me quieres,

que ya me olvidas…

Dime que ya no tienes

ni un pensamiento,

ni una sola esperanza

que me dé vida.

El grito llegó solo, salió de allí, de donde uno no imagina. No lo puedes borrar, le dije, ¡No puedes!

Yo conocía la historia de esa canción. El destino me había empujado una mañana al Callejón Santiago, a El Tivolí, aquel barrio de ascendencia francesa, aquel balcón mirando al mar.  ¿Por qué no subes la escalinata? ¿Por qué no tocas conmigo a la puerta de Mercedes Cuevas, la viuda de Matamoros?

Se conocieron en una serenata, me cuenta, mientras mueve sus trenzas, mientras intenta reconstruir en el aire el ambiente de aquella época.  Las travesuras de Miguel llevaron a la primera separación ―travesuras con nombre de mujer―; pero el amor quedó indemne, intocable. El tiempo acabó poniéndolo todo en su lugar. Se casó con ella no una, sino dos veces. Meche para aquí y Meche para allá, así le decía.

―¡Miguel!... ¡Miguel nunca se me olvida!

Una pausa, una vuelta. Y entonces, el pasado se quiebra, entra la luz. De los labios de aquella que lo inspiró, susurrante, llega a nosotros  “Reclamo místico”, el tema que Matamoros le dedicó una tarde de reconciliación.



Matamoros lanza una estocada a fondo, le pasa la mano por el hombro, le canta bajito. Mercedes no puede resistir, nadie puede resistir semejante asedio. La música es el puente perfecto. 

Mira que ya me muero

pues sufro mucho,

mira que ya me abruman

penas muy hondas.

Mira que si muriendo

tu voz escucho

pueda después de muerto

que te responda. 


  • ESCUCHE la Crónica “Si el amor hace sentir hondos dolores” (Texto y voz: Reinaldo Cedeño / Musicalización y edición: Abel Rosales)

 

Escribir un comentario

Especiales | Del autor

Radio Cubana ante la Covid19: El elogio merecido

La radio es imbatible: una vez lo dije y mil veces lo ratifico. Siempre en la primera línea en las circunstancias más difíciles, siempre fiel, siempre “con el caballo enjaezado y la espuela en el tacón”.


Un locutor es parte de nosotros mismos

Largirucho, quijotesco, dueño absoluto, avanza por la pista del teatro Karl Marx. Ya no es ningún niño, pero está danzando. En un manojo de palabras atrapa la historia, la dimensión de la artista que le toca presentar. La borda en el aire, nos la entrega. Por un instante la voz se quiebra, la emoción aprieta, el público se desborda. Germán Pinelli abraza a Rosita Fornés.


La cultura es un estremecimiento, no un entretenimiento

De manera online por la pandemia se efectuó la ceremonia oficial para la entrega del Premio de Periodismo Cultural, José Antonio Fernández de Castro 2021, al periodista, santiaguero, crítico y poeta, Reinaldo Cedeño Pineda.

Acerca de RADIAciones

RADIAciones, el mundo de y desde la Radio

RADIAciones nace  para revelar el instante, para aquilatar la grandeza de las pequeñas cosas.

Ha de ser breve, mas divisa  un horizonte infinito: el mundo de la radio y el mundo desde la radio. Y por supuesto, con la gente de la radio. LEER MÁS

Reinaldo Cedeño Pineda

Reinaldo Cedeño Pineda. Periodista, poeta y crítico cubano.

Periodista, poeta y crítico cubano. Ha recibido numerosos lauros por su obra periodística y literaria, entre ellos el Premio Nacional de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro por la obra de la vida otorgado por el Ministerio de Cultura.

Nació en Santiago de Cuba el 13 de junio de 1968. Licenciado en Periodismo (1991) y Máster en Comunicación Social por la Universidad de Oriente (2004).

Autor de una docena de libros. Ha sido guionista de varios programas de radio y televisión. Miembro de la directiva nacional de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la UNEAC y del Comité Nacional de la Unión de Periodistas de Cuba. Artículos y poemas suyos se han traducido a varios idiomas.

BLOG: "La Isla y ...  la espina"