La Habana entre rebrote y Tarea Ordenamiento, ¿cómo ganar las dos batallas?

La reorganización de las instituciones sanitarias para usar sus capacidades en función de los ingresos por Covid-19 fue tema de análisis en el Consejo de Defensa Provincial de La Habana, donde participó el Viceprimer Ministro Roberto Morales Ojeda.

Morales Ojeda dijo que el diagnóstico precoz de la enfermedad permite la implementación de los protocolos y disminuye los riesgos a que un paciente pueda ser grave o crítico.

“La lógica en nuestro trabajo y nuestros planes es para que la población no se nos enferme, el que se enferme no llegue a grave, el grave no llegue a crítico y el crítico no se nos muera”.

El Viceprimer Ministro insistió en los grupos multidisciplinarios para la atención a los niños pacientes de Covid-19, al existir patologías de base en estos niños que requieren la actuación de hematólogos, oncólogos, inmunólogos, por lo cual es necesario discutir cada caso varias veces en el día.

Remarcó que la Covid-19 es una enfermedad que deja secuelas en los organismos portadores, y las mismas generan limitaciones en la calidad de vida de las personas.

También se refirió a la calidad profesional y preparación de las personas responsables de los centros de aislamiento, así como del equipo que certifica los eventos y los focos.

“Nosotros tenemos que tener compañeros competentes que sepan conducir los procesos y que garanticen que realmente funcionen como una institución sanitaria, llámese el centro de aislamiento de viajeros que no tengan condiciones en su vivienda, los centros de sospechosos y los hospitales para asintomáticos y sintomáticos, según lo que se ha establecido”.

Morales Ojeda llamó a terminar la informatización de los procesos y lograr que los 82 policlínicos, las 15 direcciones municipales de Salud y los 15 Centros de Higiene y Epidemiología de la capital tengan informatizados los datos sobre los viajeros y los PCR, tema que deriva la mayor cantidad de quejas de la población por la tardanza en la notificación de los resultados de las pruebas.

El Presidente del Consejo de Defensa Provincial de La Habana, Luis Antonio Torres Iríbar, indicó al Consejo Popular con sus factores centrar el trabajo en función del control popular.

Criticó el funcionamiento de las ambulancias en la recogida de los sospechosos y positivos a la Covid-19.

“Si no tengo la ambulancia porque está rota lo que hay que hacer es sacar al enfermo, tomando las medidas. Lo que no puede suceder es que una persona esté en su casa 24 o 48 horas esperando. Eso es una falta de respeto que dice mucho negativamente de nosotros y le resta a esta gran batalla”.

En la reunión del Consejo de Defensa Provincial de La Habana se informó que en esta etapa se mantendrá la transportación de carga para la entrada de alimentos a la capital, así como el servicio de hotelería y de alojamiento n el sector no estatal, con el cumplimiento de las medidas sanitarias establecidas.

No se suspenderán las operaciones en el aeropuerto y continuarán abiertos los Círculos Infantiles. El transporte público solo cesará desde las nueve de la noche hasta las cinco de la mañana del siguiente día, durante el resto de la jornada funcionará normalmente.

 

 

Escribir un comentario