Recuerdan en Cuba a los esposos Rosenberg

El Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos (MOVPAZ) y el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) rindieron tributo en La Habana a los esposos Rosenberg, en el aniversario 65 de su ejecución.

Ante el monumento dedicado al matrimonio de Ethel y Julius Rosemberg, en Paseo y Zapata, en el Vedado, único de su tipo en el mundo y obra del destacado escultor cubano José Delarra, fue colocada una ofrenda floral a nombre del pueblo de Cuba, reporta la Agencia Cubana de Noticias.

A este asistió la realizadora Estela Bravo, merecedora de la Medalla de la amistad, que otorga el Consejo de Estado de la República de Cuba y cuyas primeras imágenes captaron a los hijos de los Rosenberg cuando pedían clemencia por sus padres, para así dar a conocer internacionalmente la verdad sobre el vil asesinato.

El matrimonio neoyorkino, de ascendencia judía, fue ejecutado en la silla eléctrica el 19 de junio de 1953 en la prisión de Sing Sing, acusado de entregar información que supuestamente posibilitó a la Unión Soviética acceder al secreto de la bomba atómica.

En el acto se recordaron las palabras pronunciadas por Fidel Castro en la Primera Declaración de La Habana en 1960, cuando el Comandante en Jefe Fidel Castro reconoció en el sexto punto del discurso la injusticia cometida contra la pareja.

José Altshuler, fundador del MOVPAZ y miembro de su secretariado, destacó la importancia de homenajear a las figuras de Ethel y Julius Rosenberg.

Nos reunimos aquí para recordar la verticalidad y el valor ejemplares con que ambos afrontaron su ejecución en la silla eléctrica, víctimas de una condena políticamente motivada en tiempos de la guerra fría y la cacería de brujas estadounidense, expresó.

“El gobierno estadounidense de ese entonces acusó a los Rosenberg de militantes comunistas, razón más que suficiente para esa administración asesina, y por ello se propuso dar un escarmiento con su asesinato”.

Recordó que ese matrimonio era inocente de los cargos de espionaje que le impusieron, y los personeros del imperialismo yanqui no pudieron probarle la causa por la que los acusaban.

Merilín Háustig, joven estadounidense presente en la conmemoración, dijo a Radio Reloj que su pueblo tiene presente ese crimen atroz que retrata las intenciones de los gobiernos imperiales contra aquel que se oponga a sus intereses.

Ethel y Julius, puntualizó, fueron víctimas del Macartismo, época en que las administraciones de Estados Unidos perseguían a los comunistas y a todos los revolucionarios opuestos al capitalismo.

Presidieron el acto Leopoldo Valle Álvarez, funcionario del Departamento de Relaciones Internaciones del Comité Central del Partido Comunista de Cuba; Silvio Platero, presidente del MOVPAZ, y Noemí Rabasa, vicepresidenta del ICAP, entre otros.

 

Leer más

- Ethel y Julius Rosenberg, y los embustes mediáticos del imperio

 

Escribir un comentario