Rememoran ataque al cuartel de Bayamo

Miles de cubanos, la mayoría jóvenes, presenciaron hoy, en la ciudad de Bayamo, el asalto simbólico al cuartel Carlos Manuel de Céspedes, atacado hace 61 años, simultáneamente con el “Moncada”, de Santiago de Cuba.

En el mismo lugar de uno de los acontecimientos que marcaron el inicio de la última gesta por la liberación del país, 150 pioneros destacados de varios municipios de la provincia de Granma intervinieron en la reedición simulada del hecho.

Estuvo presente, entre otros, Sonia Virgen Pérez, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y primera secretaria del Comité Provincial de Granma.

La pionera Daili Cabrera Díaz afirmó que, para los cubanos más noveles, recordar el 26 de julio de 1953 significa renovar su compromiso con la patria y la Revolución.

Eddie Galán Jiménez, primer secretario del Comité Provincial de la Unión de Jóvenes Comunistas, señaló que los ataques a los cuarteles Moncada y Céspedes son símbolos de la rebeldía de un pueblo decidido, desde muchos antes, a ser libre o morir en el intento.

Los jóvenes de Granma, agregó, aprovechan la ocasión para reafirmar su compromiso con el pueblo y las transformaciones que implementa la dirección del país.

Recordó que los enemigos de Cuba dedican grandes sumas de dinero al intento de desinformar a las nuevas generaciones, hacerlas olvidar la historia, y minimizar ante ellas la trascendencia de la obra de la Revolución.

La rememoración incluyó el pase de lista a quienes intentaron tomar el cuartel de Bayamo, y la colocación de una ofrenda floral ante el busto de Antonio (Ñico) López, uno de los líderes de la heroica acción.

El mencionado bastión fue atacado por 20 jóvenes, de los cuales uno resultó herido en la acción, y 10 fueron asesinados posteriormente por fuerzas de la tiranía proyanqui de Fulgencio Batista.

Los demás escaparon del crimen, sobre todo, por la ayuda valiente u desinteresada de numerosas familias de la Ciudad Monumento Nacional y sus alrededores.

Escribir un comentario