La falacia de las acusaciones de Estados Unidos contra Cuba