Del magnetismo de Bolt al galáctico record mundial de Wayde van Niekerk

El atletismo olímpico de los Juegos Río 2016 nos regaló, este domingo 14 de agosto, una noche inolvidable por el magnetismo del jamaicano Usain Bolt primer velocista tricampeón consecutivo y el galáctico record mundial del sudafricano Wayde van Niekerk en los 400 metros.

Bolt demostró que aún es el hombre más rápido del mundo, al retener la corona en la prueba del hectómetro de esta cita estival y cronometrar 9,81 segundos, para relegar al estadounidense Justin Gatlin (9,89) y el canadiense Andre De Grasse (9,91) a segundo y tercer puestos, respectivamente.

Su simpatía contagiosa volvió a recorrer el estadio en una cadena interminable de saludos y felicitaciones. Posó de todas las maneras sugeridas por los encargados de las imágenes fotográficas y conversó con la prensa.

Competirá, además, en las pruebas de 200 metros planos y el relevo 4x100 en busca de ampliar su botín bajo los cinco aros, que ya se extiende a siete medallas de oro.

Usain Bolt es actualmente el poseedor de los récords mundiales en la velocidad individual, tanto en el hectómetro (9,58 segundos) como en los 200 lisos (19,19s), además del dominador absoluto de la distancia en los principales eventos del deporte rey en los últimos ocho años.

Tan impresionante como el de la etíope Almaz Ayana en los 10 000 metros femeninos fue el récord mundial de 43.03 impuesto por el sudafricano Wayde van Niekerk en los 400 metros planos. planos rama masculina del atletismo olímpico.

El atleta de 24 años batió en la lid bajo los cinco aros la plusmarca impuesta por el velocista estadounidense Michael Johnson (43. 18) en los Campeonatos del Mundo de Sevilla en 1999, para convertirse de ese modo en el hombre más rápido del orbe sobre los 400 metros.

Wayde desplazó a Kirani James, monarca de Londres 2012, Gran Bretaña, quien se adjudicó el metal de plata con tiempo de 43.76 segundos y Lashawn Merriti, de Estados Unidos, se agenció el bronce, con 43.85.

Fuente. Agencia Cubana de Noticias, Granma

Editor. Carmen Torres Laffita

 

Escribir un comentario