No hay limitaciones para embarazadas e incapacitados (+Audio)

Es recurrente en estos días el tema de las embarazadas y las personas con discapacidad en las colas. En algunos establecimientos de La Habana prohíben el acceso a estas personas, con el argumento de que son vulnerables a la COVID-19 y deberían protegerse con mayor rigor.

Ante la duda, Radio Rebelde conversó con Orestes Yanes Mestre, coordinador provincial del gobierno en la capital que atiende la actividad de fiscalización y control, quien aclaró que lo establecido es priorizar tanto a las embarazadas como a los discapacitados en las filas para adquirir productos o servicios.

Ni las medidas restrictivas implementadas en La Habana cuando el primer rebrote de la epidemia en el mes de septiembre, ni las actuales, les impiden a estos grupos poblacionales transitar las calles y acceder personalmente a las tiendas, panaderías, bodegas, etcétera.

En sustitución del Decreto 14/2020, aprobado solo para la capital, entró en vigor para todas las provincias del país el Decreto 31/2021 “De las infracciones de las medidas sanitarias para la prevención y enfrentamiento a la Covid-19”, y el mismo no contempla multas para estas personas por realizar las mismas actividades que el resto de la población.

Tampoco regula que se sancionen a los niños o incapacitados que incurran en algunas de las contravenciones, sino a sus responsables, según explicó Yanes Mestre.

“Niños, impedidos físico mentales o incapacitados que violen la ley, no se actúa contra ellos, sino contra el titular o el tutor de esas personas. Ese Decreto, además, de los 15 epígrafes que aplica tiene nueve que elevan su cuantía de dos mil a tres mil pesos”.

Hasta el momento se han impuesto en La Habana más de tres mil multas por el Decreto 31, y las dos tipicidades por las que más se sancionan es por el uso incorrecto del nasobuco o por el distanciamiento físico entre las personas en las colas sobre todo.

Para denunciar o plantear alguna inquietud, los residentes en la capital pueden dirigirse a los gobiernos municipales, así como a la Dirección de Inspección y Supervisión (DIS), y se habilitaron teléfonos y correos en los puestos de mando de cada territorio y a nivel provincial para recepcionar quejas de la población.

También se puede llamar al 106 de la Policía Nacional Revolucionaria, a partir de que fuera aprobado por el Consejo de Ministros que la PNR puede aplicar los Decretos 30 y 31.

En ese sentido, el coordinador provincial del gobierno en la capital que atiende la actividad de fiscalización y control, llamó a no perder la tradición combativa del pueblo cubano, ni en lo más mínimo.

 

Escribir un comentario