Por qué decimos que Somos Continuidad?

Este 18 de abril se inició la sesión constitutiva de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular en el Palacio de las Convenciones de la capital de todos los cubanos. Comienza una jornada trascendental, como lo ha sido siempre cada cinco años, esta vez con características especiales a lo largo de nuestro quehacer de construcción revolucionaria y socialista.

La generación histórica dará paso al relevo que tendrá a su cargo continuar con los ideales inspiradores de Céspedes, Martí, Fidel, Raúl y la Generación del Centenario por la conquista de nuestra total y definitiva independencia.

Tal como la juventud que se entregó en alma y vida a la Patria desde los años del Moncada, la de hoy, heredera de sus ideales y probada al fragor del diario hacer, dará continuidad a esa misma obra como heredera, además, de Guáimaro, Jimaguayú y Baraguá.

Dos generaciones y una misma lucha, un mismo camino

La Revolución Cubana, cuya etapa como Guerra de Liberación triunfó en 1959, inició una transición desde el neocolonialismo hacia la independencia; desde el despojo y la explotación, hacia la justicia social y la dignidad plena de todos y cada uno de los cubanos y las cubanas; desde el segregacionismo racial y por castas, hacia la igualdad plena; desde la ignorancia, a la cultura; desde la insalubridad, a la atención médica gratuita y universal para cada ser humano que vive en esta tierra; desde el egoísmo propio del capitalismo, al internacionalismo generoso, humanista y desinteresado.

Los 605 diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular que se constituyen hoy en su IX Legislatura, con amplia presencia de nuestras compañeras, son hijos e hijas de obreros, campesinos, intelectuales y amas de casa que eran niños y muchos de ellos aún no habían nacido al triunfo de la Revolución. Fueron electos no por dinero ni mediante politiquería, sino por sus virtudes revolucionarias  y morales; por su ejemplaridad como trabajadores, estudiantes y vecinos;como hijos e hijas de un pueblo humilde y digno.

Hoy les corresponde continuar la obra de Fidel, Raúl y la Generación Histórica que nos precedió. Seguirsalvaguardando la soberanía nacional y dar continuidad a la implementación de los Lineamientos de nuestro Partido para la Actualización del Modelo Económico y Social que garantizará un Socialismo próspero y sostenible. Como en toda etapa histórica también afrontarán dificultades y retos que por nuevos y complejos que puedan ser, van a asumirse con verticalidad y entereza.

Somos afortunados por seguir contando con la guía de Raúl al frente del Partido y con el caudal del ejemplo y las enseñanzas valiosas que nos legó Fidel durante los gloriosos añosque estuvo al frente de la Revolución. Enseñanzas que son el más preciado tesoro para seguir la marcha, y que fueron selladas con el Concepto de Revolución como brújula para nunca errar que él mismo nos dio.

El perfeccionamiento de nuestro proyecto implica su actualización en nuevas circunstancias históricas; implica, además, pasos firmes y conscientes con la sabiduría necesaria para rectificarlos cada vez que resulte necesario, y poner coto a tendencias de corrupción de unos pocos que, en el orden interno, pretendan faltar, como otros pocos en otrasetapas, a la confianza que se les deposita.

A la guardia contra enemigos internos, a veces solapados tras el falso aplauso o una consigna fingida, para impedir que destruyan con su mezquino proceder la responsable tarea confiada a los más jóvenes por Fidel, Raúl y la Generación Histórica. A la guardia contra los nuevos toques de trompeta del enemigo externo que renueva su retórica anticubana e intervencionista, con suexplícito retroceso a la neocolonialista Doctrina Monroe.

Si a nuestros próceres les correspondióbatirse en la manigua, montañas y ciudades, a los continuadores de la Revolución les concierneluchar en el frente económico y enla Batalla de Ideas, la cual se mantiene en nuestra agenda comoherramienta indispensable.

En Cuba ha tenido lugar una transición; una y solo una que comenzó en 1959 cuando se abandonó un sistema neocolonial, desigual, servil y oligárquico para construir otro de soberanía, dignidad y oportunidades para todos los hijos e hijas de este país. Una Revolución es una transición continua de lo malo a lo bueno; de lo bueno a lo mejor; de lo mejor a lo superior. Es la irrenunciable convicción de que lo mejor es siempre un deber y derecho posibles. Unperfeccionamiento ascendente porque la Revolución y su liderazgo históricohan demostrado la perfectibilidad de este proyecto de todos, con todos y para todos.

Somos continuidad porque en las nuevas circunstancias todo lo novedoso y creativo que se abre paso, es y será fruto directo de la unión natural, afectiva, de pensamiento y propósitos entre la nueva generación y la que nos antecede, forjadora de esta y motivo de su orgullo. Somos continuidad para perfeccionar el Socialismo con más Socialismo; para perfeccionar la democracia directa y participativa que es su piedra angular, y encaminarnoshacia el mejoramiento creciente del nivel de vida material, social, intelectual y espiritual legítimos de cada cubano y cubana, y de todos en su conjunto.

Esos y muchos más son los desafíos a enfrentar; los que vamos a encarar y vencer porque nuestra firmeza de principios y la sabiduría de sus forjadores son hoy y siempre guía inspiradora.

Por eso y más en principios, decoro y virtud Somos Continuidad.

Escribir un comentario