Ernest Hemingway en La Habana (+Video)

Fallecido el dos de julio de 1961 el célebre escritor norteamericano Ernest Hemingway sigue presente en la capital cubana, donde vivió durante casi veinte años.

Se refleja en una singular finca en la cual residió mucho tiempo en La Habana, en el hotel que inicialmente habitara, en una singular estatua ubicada en el sitio donde acostumbraba a sentarse en un célebre bar restaurante, en un barrio con costa desde donde partía en su yate Pilar para realizar travesías por la Corriente del Golfo, y en un complejo turístico identificado como Marina Hemingway.

Como una especie de leyenda con esa mezcla de aventurero y escritor continúa siendo evocado Hemingway en Cuba. Nacido el 21 de julio de 1899 en Estados Unidos de América, desde muy joven evidenció su amor por la literatura y el periodismo.

Su labor como periodista adquirió particular relieve al fungir como corresponsal, primero durante la Guerra Civil española y después en la Segunda Guerra Mundial. Hemingway participó en la cobertura de otros conflictos bélicos y publicó, además, sus vivencias de los safaris realizados en África, así como de las pesquerías en la Corriente del Golfo y las corridas de toros en España.

En 1928 Hemingway llegó a La Habana por primera vez al hacer una escala la embarcación en que viajaba hacía los Estados Unidos. Cuatro años después retornó y se asentó en forma alterna en la capital cubana.

La habitación del hotel Ambos Mundos hoy es un museoSe alojaba en el hotel Ambos Mundos, situado en la calle Obispo 153 esquina a Mercaderes, cerca de la zona portuaria, en La Habana Vieja. Solía ocupar una habitación sin número en el quinto piso. Esa habitación conservada como estaba en la época que solía utilizarla el destacado escritor, se ha convertido en una pieza museable.

En ese hotel, Hemingway escribió diversos trabajos y comenzó a elaborar algunas de sus novelas, entre ellas la primera parte de la titulada Por quién doblan las campanas.

Posteriormente residió en la finca Vigía, en la zona de San Francisco de Paula. En dicha residencia continuó escribiendo “Por quién doblan las campanas”, así como “A través del río y entre los árboles”, “París es una fiesta”, “El viejo y el mar” e “Islas en el Golfo”. Desde hace varios decenios en la finca Vigía radica el Museo Hemingway.

Igualmente está presente en La Habana en el bar restaurante Floridita, ubicado en Obispo y Bernaza, en La Habana Vieja, sitio que frecuentaba en forma sistemática para tomar daiquiri a lo salvaje como él lo calificara por contener doble cantidad de ron y sin azúcar.

Adjunto a la barra, en el lugar donde acostumbraba a sentarse, se develó hace algún tiempo una estatua de este célebre escritor. El autor de la obra fue el escultor José Villa Soberón.

Y por supuesto al hablar de Hemingway no puede dejar de hacerse mención al poblado ultramarino de Cojímar, desde donde partía con su yate Pilar para realizar travesías por la Corriente del Golfo.

La relación que tuvo con los pescadores de este barrio capitalino sirvió de fuente de inspiración para escribir su novela El viejo y el mar con la que se hizo acreedor en 1954 del Premio Nobel de Literatura.

En la barriada capitalina de Santa Fe figura un centro destacado por su papel en las actividades náuticas, conocido incluso a nivel internacional por su papel organizador de eventos de renombre, entre los cuales figuran regatas y torneos de pesca. Se identifica como Marina Hemingway y está situada en la costa norte de la ciudad, en la calle 248 esquina 5ta Avenida.

La actual Marina Hemingway fue inaugurada en el año 1957 como una instalación de recreo, servicios a embarcaciones y hospedaje de sus tripulantes. Es el lugar más conocido y emblemático de Cuba para la práctica de diversos deportes náuticos y la pesca deportiva. Entre las actividades más reconocidas figura el torneo internacional que lleva el nombre del novelista estadounidense.

Se trata de un gran complejo que cuenta con cuatro canales protegidos con muros de contención anticiclones, talleres de reparación de lanchas, abastecimiento de agua, electricidad, información meteorológica y una amplia gama de instalaciones hoteleras, centros gastronómicos, tiendas, bares, centros de belleza, centro médico y aparcamiento.

Escribir un comentario

Libro Digital

Doctores Rolando Álvarez Estévez y Marta Guzmán Pascual

  • LIBRO DIGITAL: Del Caribe, de Cuba. Una aproximación.
    Partes: I | II | III | IV | V | VIVII | VIII | IX