En Audio: María Isabel, de enfermera a paciente

La historia de María Isabel Hernández Santana puede parecer similar a la de los otros muchos cubanos que, desde el sector de la salud, han pasado trabajando estos tiempos duros de la pandemia de la COVID-19.

Pero lo singular de su experiencia resulta, sin dudas, que ella ha vivido la enfermedad en escenarios distintos; primero, desde su labor como enfermera intensivista dentro de la misión en la República Bolivariana de Venezuela y luego, poco tiempo después de llegar a Cuba, le tocó ser paciente e ir hasta el hospital militar Fermín Valdés Domínguez, de Holguín.

Conversamos a través del teléfono y me habló del trato de los doctores, de la mirada buena que te alienta cuando ser enfermera de tantos años de trabajo no alcanza para tener fuerzas, del miedo terrible el día que le anunciaron el positivo de su mamá, la mujer que le dio la vida y camina con ella, como nadie ha podido hacerlo nunca. Me habló de Cuba y de todas las cosas que no le faltaron en el hospital, ni medicinas, ni alimentación, ni confianza.

Este país, dijo, hace lo que ningún otro ha hecho por la vida y la esperanza.