Valientes: De Caibarién Belkys Cabarroca Caturla

No me cabe dudas, parafraseando al dúo "Buena Fe". Ella es de las VALIENTES. Lo ha demostrado. Ahora está entre el personal de la salud que lucha por la vida de quienes están en el Hogar de Ancianos número 3 de la ciudad de Santa Clara, hasta el momento allí se reporta el evento de transmisión local más grande y sensible del país.

Pero la enfermera caibarienense Belkys Cabarroca Caturla no conoce de fronteras cuando de curar el dolor ajeno se trata. y entonces no dudó en dar el paso al frente para esta nueva misión. A expensa incluso de estar alejada de dos de sus amores, sus hijos, de la familia toda.

Pero ella sabe alli el amparo de los ancianos ahora es el sitio idóneo para demostrar el altruismo que la distingue. Ya la enfermera Belkys Cabarroca Caturla dió muestras, lo supo demostrar en dos misiones en Venezuela, donde incluso fue la Directora de un Centro Diagnostico Integral.

Ya ella sabía de la pasión y entrega que se requiere para tratar con personas adultas porque trabajó 24 años en el Hogar de Ancianos de Caibarién como jefa de enfermeras durante 8 años y después asumió la dirección del centro. Entonces es fácil comprender por qué ahora está en el Centro de Aislamiento Marta Abreu, de Santa Clara, donde hoy viven 75 abuelitos del hogar de ancianos donde se produjo el evento. epidemiológico.

Titubear cuando te plantearon ir hacia allí. Ni te lo pregunto, y estoy convencido que sin pensarlo dos veces diste el paso al frente, por eso sabemos que esos ancianos están a buen recaudo con la atención tuya y de todo el peronal que junto a ti laboran allí.

Los que te conocemos sabemos que lucharás como siempre has hecho para Salvar sus Vidas, algo que para tí se ha convertido en acción cotidiana, para saberte que seguirás siempre en la priemera trinchera, esa en la que están las Guerreras, para enaltecer ese blaco uniforme que llevas con mucho orgullo, donde quiera que estés.

Belkys Cabarroca Caturla no tienes que decirlo. Sabemos de las ansias que te embarga el abrazo y las caricias a tus hijos Daylo y Dayanet, a tu familia, a tus compañeros de trabajo. Y eso, eso sabe tiene la recompensa de todo el pueblo de Caibarién, que te admira y respeta.

Editora: Maria Salomé Campanioni / Radio Cubana