Raúl Castro y Barack Obama: Lograremos convivir civilizadamente

 

Nos complace recibirlo en la primera visita de un mandatario de EE.UU. a Cuba. Después de 88 años constatamos que en los quince meses transcurridos  desde que anunciamos, el 17 de diciembre, el inicio de la normalización de las relaciones bilaterales,  hemos obtenido resultados concretos, declaró el Presidente de Cuba, Raúl  Castro, en declaraciones a la prensa nacional y extranjera en el Palacio de la Revolución.

Reanudamos el correo postal y logramos un acuerdo para iniciar los vuelos regulares, hemos reforzado la colaboración en la protección de áreas marítimas. Hoy se firmará un nuevo acuerdo sobre cooperación en la agricultura, y se están negociando instrumentos bilaterales para cooperar en esferas como el enfrentamiento al narcotráfico, y en la salud,  afirmó Raúl Castro.

Hemos acordado trabajar de forma cooperada para enfrentar la transmisión de enfermedades como el Zika y crónicas no transmisibles como el cáncer, y reiteró el General de Ejército que ese vínculo es beneficioso para Cuba, los Estados Unidos y también para el hemisferio.

Empresas cubanas y de los EE.UU. se pudieran concretar en el marco aún restrictivo de las regulaciones en vigor, algunas se han materializado en el área de las telecomunicaciones, en el que nuestro país tiene prioridades; aspecto donde defiende su soberanía tecnológica.

El presidente cubano expresó que la isla caribeña y Estados Unidos avanzan en las negociaciones para la adquisición de medicamentos, equipos médicos y la protección del medio ambiente.

Mucho más pudiera hacerse si se levantara el bloqueo, expresó Raúl y afirmó:  “conocemos la posición del Presidente Obama y los llamados que ha hecho al Congreso para que lo elimine”.

Raúl comentó que las últimas medidas adoptadas por el gobierno del actual ejecutivo son positivas, pero no suficientes, en la conversación con Barack Obama se dialogó sobre otras mediadas que pueden adoptarse para apoyar el desmantelamiento del bloqueo.

“Por eso, su eliminación –el bloqueo- será esencial para normalizar las relaciones bilaterales, también será beneficioso para la emigración cubana que desea lo mejor para sus familia y su país”.

Reiteró que para avanzar hacia la normalización de vínculos será necesario que devuelvan la Base Naval de Guantánamo. Esos temas, explicó  Raúl Castro, fueron abordados una vez más en el editorial del día 9 de marzo pasado en el Editorial publicado en el diario Granma, Órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, y hace cuatro días en la conferencia de prensa del canciller Bruno Rodríguez Parrilla, ampliamente divulgada por la prensa.

El mandatario cubano advirtió que no debe pretenderse que el pueblo cubano renuncie al destino que libremente ha escogido.  Dijo que él y Obama intercambiaron sobre temas internacionales, especialmente aquellos que pudieran afectar la paz regional. 

Raúl comentó que especialmente estaba previsto y no hubo tiempo para concluirlo, abordar la situación en torno a la desestabilización que pudiera provocarse en Venezuela.  Igualmente hablaron sobre la paz en Colombia y los esfuerzos para poner fin a ese conflicto.

En otro momento de su intervención, Raúl precisó que existen profundas diferencias entre nuestros países que no van a desaparecer, como los modelos políticos, la democracia , los Derechos Humanos, la justicia social, las relaciones internacionales, la paz y la estabilidad mundial.

“Defendemos los Derechos Humanos”, dijo Raúl, y agregó que Cuba considera que los derechos humanos son indivisibles, interdependientes y  universales; no concebimos no defender el derecho a la salud, a la alimentación y los derechos de los niños.  Dijo que nos oponemos a la manipulación política y el doble rasero sobre los derechos humanos, y por ello le reiteró al presidente Obama mantener el diálogo.

Un futuro mejor para ambos pueblos resaltó Barack Obama

En el Palacio de la Revolución, luego de conversaciones oficiales, los presidentes de Cuba y Estados Unidos evaluaron el interés para continuar el proceso de negociaciones para avanzar en los vínculos bilaterales. Al respecto Barack Obama calificó éste como un “nuevo día para nuestros dos países”.

Las relaciones entre Cuba y EE.UU. no cambiarán de la noche a la mañana,  afirmó el mandatario estadounidense Barack Obama ,  quien manifestó  el interés de su nación  por la búsqueda de  nuevas oportunidades comerciales que general posibilidades de trabajo tanto para cubanos como para estadounidenses.

“Tenemos plena confianza de que si mantenemos el camino podemos lograr un futuro mejor para ambos pueblos”,  destacó Obama.

El  Jefe de la Casa Blanca insistió que esto no significa que los estados de la Unión dicten a Cuba el cómo proceder, sino que ambas partes puedan aprender mutuamente y ratificó que este viaje tiene como objetivo avanzar en asuntos de interés común relacionados con la cultura, el comercio, la economía, la educación, el cuidado al medio ambiente y la seguridad marítima, siempre respetando las diferencias.

Calificó de respetuoso el diálogo sostenido con Raúl Castro, lo cual demuestra el espíritu por trabajar en conjunto en pos de mejorar la vida de los dos pueblos; “estamos avanzando en un nuevo capítulo de las relaciones”, alertó.

Estamos abriendo un nuevo capítulo, mi esposa Michelle Obama, y mis hijas nos emocionamos ayer (visita a La Habana Vieja) al ver el calor y las sonrisas con las que nos recibieron, la visita a la Catedral de La Habana, nos recordó los valores que compartimos.

Acompañaron al distinguido visitante los excelentísimos señores John Kerry, secretario de Estado, y Thomas Vilsack, secretario de Agricultura; las excelentísimas señoras Penny Pritzker, secretaria de Comercio, y Susan Rice, asesora de Seguridad Nacional; los señores Benjamin Rhodes, viceasesor de Seguridad Nacional; Josh Earnest, asistente del Presidente y secretario de Prensa; el excelentísimo señor Jeffrey DeLaurentis, Encargado de Negocios a.i de Estados Unidos en Cuba; el señor Mark Feierstein, director para Asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional, y la señora Siobhan Sheils, directora de Centroamérica y Caribe del Consejo de Seguridad Nacional.

Por la parte cubana estuvieron presentes Esteban Lazo Hernández, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular; Miguel Díaz-Canel Bermúdez; primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; los titulares de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz, y de Agricultura, Gustavo Rodríguez Rollero; Alejandro Castro Espín, Asesor de la Comisión de Defensa y Seguridad Nacional; Josefina Vidal Ferreiro y Gustavo Machín Gómez, directora general y subdirector general de la Dirección de Estados Unidos del MINREX, respectivamente, y José Ramón Cabañas Rodríguez, embajador de la República de Cuba en Estados Unidos.

Escribir un comentario