Un abrazo desde la distancia con guardianes de la vida (+Audio)

Muy temprano en la mañana de este viernes, al iniciar otra jornada repleta de desafíos para el país, el Presidente de la República Miguel Díaz-Canel Bermúdez intercambió a través de videoconferencia con integrantes de siete brigadas médicas del Contingente Internacional “Henry Reeve”, que enfrentaron a la COVID-19 en Honduras, Azerbaiyán, Belice, México, Venezuela, Isla de Anguila y Santa Lucía.

El Jefe de Estado transmitió a los colaboradores de la salud de varias provincias cubanas el abrazo desde la distancia por el regreso a la Patria, pero, sobre todo, por las emociones y vivencias compartidas.

“Quiero expresarles como un sentimiento real, que es muy agradable, uno siente mucho honor y mucho placer, en que un día intenso de mucho trabajo, como será el de hoy, como lo han sido todos los días en medio de las complicaciones que vive el país, que no son solo las de la pandemia, podamos iniciar el día con un encuentro que nos llena tanto de energía, de confianza, de esperanza”, reflexionó el mandatario.

En sus fraternas palabras dirigidas a los colaboradores de la salud, Díaz-Canel explicó los esfuerzos del gobierno y el pueblo cubanos en el enfrentamiento a la COVID-19.

 En ese sentido, resaltó que “hacia lo interno, hemos ido enfrentando y superando la epidemia; pero al mismo tiempo, no nos quedamos solamente con el concepto de servir solo al pueblo cubano, sino que también extendimos nuestras potencialidades y experiencias al mundo, de una manera solidaria y colaborativa”.

En el intercambio virtual -que se realizó desde el Palacio de la Revolución y donde estuvieron presentes, además, el Primer Ministro Manuel Marrero Cruz, el viceprimer ministro Roberto Morales Ojeda, el Titular de Salud Pública José Ángel Portal Miranda, dirigentes del Partido, el Estado y el Gobierno-  al escuchar atentamente cada intervención, el Presidente Díaz-Canel anotaba detalles de las experiencias profesionales vividas por los colaboradores en los diferentes lugares donde brindaron sus servicios. Algunos de ellos cumplían misión por primera vez; otros ya conocían el rostro de las situaciones de emergencia.

Las anécdotas estremecen. Se habló de entrega, de solidaridad, de cómo nunca perdieron la percepción de riesgo, de cómo Cuba se adentró en el corazón de los pacientes, de cómo alegraba una vida salvada, y de cómo el nombre de Fidel Castro fue repetido constantemente por quienes reconocen al líder histórico de la Revolución como el principal gestor de la vocación humanista de la medicina cubana.

El Doctor villaclareño Orlando Lázaro Díaz Gómez, quien permaneció tres meses en Honduras como parte de una brigada que atravesó ríos y montañas para salvar vidas, narró anécdotas imborrables del paso por esa nación centroamericana. 

Once colaboradores de la salud, en representación de los quinientos cincuenta y seis profesionales que integraron estas siete brigadas que regresaron a Cuba en las últimas semanas, contaron conmovedoras experiencias, nacidas desde el corazón, como expresó la Doctora matancera Damarys Delgado Enrique, quien permaneció durante tres meses en Azerbaiyán.

Colaboradores del Contingente Internacional Henry Reeve, de la provincia de Ciego de Ávila

 

Colaboradores del Contingente Internacional Henry Reeve, de la provincia de La Habana

Luego de más de una hora de intercambio, tan cercano y fraterno, que no parecía virtual, el Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez afirmó a los colaboradores de la salud que “ellos representan una expresión tremenda de humanismo, sacrifico, entrega y altruismo; y que solo hay una palabra para encerrar todas esas cualidades y valores, el ejemplo”.

“Ustedes han escrito y están escribiendo una página importantísima en la historia de la humanidad, que tiene que ver con los sentimientos de solidaridad”, subrayó el Jefe de Estado.

La potencialidad está -precisó el mandatario- en que compartimos valores tan emblemáticos como es esa solidaridad, que es una enseñanza de la Revolución, parte del pensamiento que como legado nos dio el Comandante en Jefe Fidel Castro, que ha continuado el General de Ejército Raúl Castro, y que ahora entre todos tenemos que multiplicar. 

El Presidente cubano resaltó que nuestros colaboradores de la salud, además del rigor científico, han llevado al mundo un mensaje de esperanza, confianza, sinceridad y apoyo a los más necesitados.

“Nos sentíamos muy comprometidos con darles el más cálido de los abrazos, el más afectuoso de los saludos y la más alegre bienvenida a la Patria. Lamentablemente, por estas condiciones de epidemia, lo tenemos que hacer por videoconferencia y con este distanciamiento, pero un día, más temprano que tarde, nos veremos en las provincias, o en algún encuentro donde estemos evaluando todo lo que aprendimos y todo lo que aportamos en el cumplimiento de misiones internacionalistas en el enfrentamiento a la COVID-19”, aseguró Díaz-Canel.

Afirmó, además, que “este sentido encuentro siempre lo vamos a recordar como un encuentro entrañable, aportador y enaltecedor”.

Los miembros de las brigadas médicas del Contingente Internacional Henry Reeve que enfrentaron a la COVID-19 en Honduras, Azerbaiyán, Belice, México, Venezuela, Isla de Anguila, y Santa Lucía, se incorporan a su quehacer cotidiano en nuestros centros de salud, con el simbolismo de mostrar el mejor de los obsequios que les fue entregado y que llevaban este viernes en el encuentro virtual sostenido con el Presidente de la República Miguel Díaz-Canel Bermúdez: una bata sanitaria con la “Marca País”, para seguir teniendo a Cuba en el corazón y continuar salvando vidas, dentro y fuera de este archipiélago valiente

 

 

 

 

Escribir un comentario