Radio Cubana: Nuevo mundo. Nueva radio

Hoy 13 de febrero es la décima ocasión en que celebramos el Día Mundial de la Radio.  Fue proclamado  por los Estados Miembros de la UNESCO y adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 2012.  Ante todo es un día para reflexionar el alcance de este importantísimo medio de difusión. Para los y las radialistas de Cuba reviste una significación muy especial.

La Radio es el más antiguo medio de difusión entre todos. Cuando surgió la Televisión, se pensó que su final había llegado; no fue así. La realidad demuestra su infinita y dinámica capacidad de evolucionar y adaptarse a nuevos escenarios tecnológicos, de un lado; del otro, su naturaleza propia, basada en el sonido – articulado, musical, sonoro – e incluso en las pautas de silencio la dotan de códigos capaces de influir mediante el órgano auditivo en los cuatro sentidos restantes y, por añadidura, en la identidad psicosocial de individuos y públicos. Ello de por sí explica la sobrevivencia de la Radio. 

“Nuevo Mundo. Nueva Radio” es el lema que la UNESCO adoptó para la celebración de este año. En el caso de nuestra Radio Cubana, el lema nos alude de forma directa. Quienes indagan acerca del surgimiento de este medio en nuestro país, concluyen que desde su nacimiento se ha caracterizado por su evolucionar y transformación constantes en cada momento histórico. 

La Radio en Cuba es un hecho cultural que difunde información, conocimientos y valores a la vez que es portadora y reflejo de la realidad, la idiosincrasia y el sentir de su pueblo. En todo instante de su devenir ha sido exponente de la cultura propia y universal. Como pionera en América Latina, inauguró la era de los dramatizados y marcó una pauta seguida más tarde por radioemisoras hermanas del continente y del área insular que compartimos con otras naciones caribeñas. 

Su riqueza plural la ha convertido en vehículo para la difusión de ideas novedosas en su contexto social y en cada situación histórica ha sido portadora de mensajes que, más allá de la información asisten en el propósito de la formación inteligente del proceso cognitivo y del conocimiento en general. 

Durante la Guerra de Liberación que condujo al triunfo de la Revolución Cubana en enero de 1959, en medio de una Radio monopolizada por el capital surge otra con una peculiaridad nueva. La fundación de Radio Rebelde en febrero de 1958 como fuente de información y orientación sobre lo que realmente acontecía en el escenario político cubano, dispuso el posterior salto cualitativo hacia una Radio que sin renunciar a todo lo positivo ya alcanzado, sabría incorporar una nueva escala de valores éticos y conceptuales en lo concerniente a la nación cubana, su independencia política, la identidad cultural y un proyecto social verdaderamente justo, incluyente y democrático. 

Para consolidar lo alcanzado, la Radio Cubana definió su objeto social en el contexto de una Radio en Revolución que marcha a la par de cada etapa vivida dentro del proyecto que entre todos construimos. Un sueño tan abarcador como justo reclamo de un concepto sistémico de la Radio. La dispersión dio paso a la unificación de propósitos para el logro de un fin, sin que ello representara en modo alguno la renuncia a lo diverso que corresponde a grupos poblacionales, regiones, identidades socioculturales y ubicuidad geográfica. 

Fruto de la Revolución Cubana nació el Sistema Nacional de Radio cuya institución rectora fue, primero, el Instituto Cubano de Radiodifusión (ICR), devenido a partir de 1976 en Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) . 

A lo largo de estos años de construcción socialista, la Radio Cubana ha enfrentado y continúa enfrentando nuevos desafíos que abarcan desde el orden tecnológico hasta la necesidad de hacerse cada vez más participativa. Al asumir el reto nuestro medio EVOLUCIONA y se INNOVA

En una primera etapa se perfeccionó toda la técnica radiofónica: desde los estudios de transmisión hasta los transmisores, lo cual conllevó a una calidad del sonido que continuamente apunta a la excelencia. Junto con esto se perfeccionan los contenidos de los productos radiales, se les factura de forma más creativa y atrayente para que capten el interés de sus destinatarios. 

La Radio Cubana en su dinámica  se acerca cada vez más a sus públicos y es por ello que en cada radioemisora su expresión como “Radio Comunitaria” es de modo creciente más ostensible. Lo “comunitario” la aproxima más a sus públicos; en mayor medida la correspondencia entrambos se hace biunívoca. La esencia innovadora de nuestra Radio logra que sus destinatarios sean a su vez actores sociales y decisores dentro de ella misma. 

Con el advenimiento de las nuevas tecnologías los retos crecen y la Radio demuestra una vez más su capacidad de adaptación. Su inserción en el novedoso soporte la ha conducido a ser parte de la mundialización. Nuestras radioemisoras, incluyendo las municipales, están presentes en audio real en Internet. 

Hoy podemos referirnos a una Radio Global que se CONECTA con cada rincón del planeta, riqueza porque significa mayor interactividad e intercambio y un continuado fluir de ideas. Es también desafío ya que exige de cada radialista profundización y compromiso en el conocimiento de su propia cultura para plasmarla en sus contenidos como herramienta defensora de la identidad. 

En virtud de lo que plantea al respecto la UNESCO, la Radio en todas sus expresiones sigue siendo el medio de mayor difusión a nivel mundial. Su plataforma amplia y diversa hace de ella el medio más inclusivo y, por ende, democrático. Es un escenario por excelencia idóneo para reflejar la diversidad social, sus necesidades, intereses y aspiraciones; el vehículo mediante el cual todas las voces se pueden hacer escuchar y estar representadas. 

Nuestra Radio está presente y activa en todo acontecimiento de nuestra nación. En el éxito como la adversidad; en el acontecer histórico, cultural y deportivo. En medio de desastres naturales como lo está hoy en primera fila de combate contra la pandemia de la Covid-19 para informar, orientar y esclarecer. Receptiva siempre al sentir popular, y coadyuvando al logro de la Cuba que todos queremos.  

Resulta elocuente la cita textual del mencionado organismo mundial cuando en su llamamiento de este 2021 sentencia:

Las emisoras de radio deben servir a comunidades diversas, ofreciendo una amplia variedad de programas, puntos de vista y contenidos, y reflejar la diversidad de audiencias en sus organizaciones y operaciones.” (*)

Nuevo Mundo. Nueva Radio. Evolución, Innovación, Conexión. Es el lema de este año para celebrar el Día Mundial de la Radio. Un principio en consonancia con el quehacer sostenido de nuestra Radio Cubana.

Escribir un comentario