A once meses del inicio de la epidemia, la prioridad sigue siendo la vida

Once meses después de que aparecieran los primeros casos de la COVID-19 en Cuba, el Grupo Temporal de Trabajo del Gobierno para el enfrentamiento a la epidemia evaluó este jueves el escenario nacional, como expresión del exhaustivo análisis que se realiza sistemáticamente encabezado por el Presidente de la República Miguel Díaz-Canel Bermúdez y dirigido por el Primer Ministro Manuel Marrero Cruz.

En el encuentro -donde también participó el Segundo Secretario del Comité Central del Partido José Ramón Machado Ventura- informaron a través de videoconferencia las autoridades de la mayoría de las provincias del país.

En el intercambio virtual con los representantes de los territorios, Díaz-Canel indagó, minuciosamente, acerca del número de casos activos en cada lugar, las altas médicas concedidas en el día, las capacidades para el aislamiento de los contactos de las personas contagiadas y los esfuerzos para cortar la transmisión del virus en el menor tiempo posible.

Según los datos ofrecidos por el Ministerio de Salud Pública, La Habana -con más de 5 mil 800 positivos en los últimos quince días- presenta la situación más compleja, marcada por la dispersión de la enfermedad en sus quince municipios.

El gobernador Reinaldo García Zapata explicó que, al incrementar las capacidades de ingresos en las instituciones hospitalarias, en la actualidad, el 52 por ciento de los casos positivos se encontraban en centros de aislamiento.

“Esto no había sucedido en los días anteriores, y es una muestra de que tenemos que seguir logrando oportunidades de ingresos para que los casos positivos que se confirmen, salgan de los centros de aislamiento”, subrayó el gobernador de la capital.

En ese sentido, García Zapata resaltó la importancia de continuar elevando los niveles de las pesquisas en las comunidades. “Hay que controlar bien que las personas que están en las casas donde están abiertos controles de focos y velar por el cumplimiento de los protocolos establecidos, porque es ahí donde vamos a ganar la batalla”, aseveró.

Además de La Habana, informaron acerca de su escenario epidemiológico, los principales problemas y los desafíos que enfrentan en esta batalla frente a la COVID-19, las provincias de Pinar del Río, Mayabeque, Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Holguín, Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo.

En el territorio santiaguero, que en los últimos quince días ha reportado mil 814 casos confirmados, se refuerza la pesquisa en las comunidades, se amplían las capacidades hospitalarias y se presta especial atención a las personas más vulnerables, según afirmó la gobernadora Beatriz Johnson Urrutia.  

Este 11 de febrero Cuba arribó a los once meses de enfrentamiento a una epidemia que rompió nuestra normalidad y nos obligó a posponer no pocas metas. Pero, la batalla contra el nuevo coronavirus no ha sido solo un desafío sanitario, sino también científico, social, económico y político.

Esta nueva reunión del Grupo Temporal de Trabajo del Gobierno -que encabeza el presidente Díaz-Canel- ratificó que, aunque la cifra de contagios se ha disparado en las últimas semanas y se trabaja intensamente para reducir esos números; en Cuba, los enfermos de la COVID-19 no son cifras. Para el país entero, lo esencial es salvar vidas.

 

 

 

 

Escribir un comentario