Volvemos a Cuba con la misión cumplida (+Video)

La gran familia en la que se convirtió la delegación cubana asistente a las recientemente finalizadas VIII Cumbre de las Américas y la Cumbre de los Pueblos mostró el orgullo de los que saben han cumplido una noble misión al ser recibidos por el Presidente de Cuba, Raúl Castro Ruz.

Los cubanos en Lima se hicieron gigantes ante un escenario hostil que se hastió de calumniar y manchar el nombre los pueblos progresistas del hemisferio.

Vienen de un espacio donde mientras unos buscaban aprobaciones por un ataque bárbaro cometido al otro lado del mundo, estos cubanos reafirmaban la necesidad de construir la unidad entre los países de América Latina y el Caribe como única vía para hacer frente a las agresiones externas y los proyectos subversivos de la derecha.

 En declaraciones a la prensa, el diplomático cubano Juan Antonio Fernández Palacios, quien en el Foro de la Sociedad Civil denunció enérgicamente la presencia allí de mercenarios, destacó que «fue una Cumbre en condiciones complejas, distinta por el contexto político a la que se celebró en Panamá.

Una Cumbre que tuvo de trasfondo la arremetida neoliberal, con Lula preso y gobiernos progresistas en una situación de ataque desde la derecha".

“Es la segunda vez que participamos en estas cumbres, nos lo ganamos por derecho propio y vamos a seguir estando donde tenemos que estar para decir nuestra verdad y para hablar con la voz de los sin voz”, manifestó.

Sobre su contundente frase de “con Cuba no te metas”, aseguró que “surgió de nuestras esquinas y barrios, del respeto que día a día nos hemos ganado en sesenta años de resistencia; somos un pueblo pequeño pero digno, eso viene de los Maceo, de Martí, de nuestros héroes, de Fidel y de Raúl”.

“Salimos con una gran misión, la de poner en alto el nombre de Cuba, cada uno de nosotros la defendió desde su espacio siempre en base al diálogo”, comentó al diario Granma Belkis Pérez Cruz, participante en el III Encuentro de Parlamento abierto de ParlAmericas.

Pérez Cruz cuenta como la OEA respondiendo a sus intereses como mecanismo estadounidense ubicó miembros contrarrevolucionarios en las secciones plenarias, pero la delegación cubana formada en su mayor parte por jóvenes y miembros de la sociedad civil supo responder de manera digna ante cada una de sus provocaciones.

“Regresamos todos siendo una gran familia que justamente defendió su patria en todo momento”, dijo.

La doctora Rosa Miriam Elizalde, vicepresidenta de la UPEC, comentó que otra de las misiones que tenía Cuba en Perú era la de dar voces a los pueblos que no son representados en la OEA.

“Fue un contexto difícil, ante un Secretario General que prácticamente olvidó que debe encarar los intereses de las personas del hemisferio y alabó el ataque estadounidense contra el pueblo sirio. Lo que tratamos de hacer en ese momento fue dar una visión alternativa sobre lo que realmente piensa y siente la sociedad civil latinoamericana y no los burócratas que representaron a los gobiernos de derecha en la organización”, explicó.

Por otro lado, la vocera de la coalición 15,Mirthia Brossard Oris, expresó que lo acaecido en Lima fue sin dudas una victoria del pueblo cubano.

“En Lima expresamos la decisión de los jóvenes cubanos en continuar el camino socialista de la Revolución cubana. La juventud en nuestro país representa una continuidad de la generación histórica y eso se lo dejamos claro a Luis Almagro y a todos sus lacayos”, aseveró.

En el marco de la celebración del aniversario 57 de la declaración del carácter socialista del proceso revolucionario llegó esta delegación a La Habana enarbolando la bandera de la paz, el diálogo y el compromiso con el pueblo que representaron.

“Este es un abril de victorias y aprovechamos esta oportunidad para recordárselo a la OEA y al gobierno de los Estados Unidos”, expuso Brossard a la vez que agregaba que la delegación cubana siempre estuvo dispuesta a un diálogo inclusivo a partir de las propias experiencias que tenían en Cuba.

Sin embargo, otra cosa es permitir que la OEA legitime una supuesta sociedad civil cubana que ha demostrado servir a intereses externos, refiriéndose a los mercenarios que asistieron falsamente en nombre del pueblo de la Isla.

La Cumbre de las Américas probó ser una vez más un instrumento de la OEA al servicio de la derecha regional y el gobierno del vecino del norte. Mientras se criticaba la corrupción y se calumniaba directamente a países como Venezuela y Cuba, Estados Unidos lanzó un ataque contra Siria bajo el pretexto del supuesto uso armas químicas del Gobierno constitucional de Bashar al-Asad contra su pueblo.

Mirthia consideró muy emocionante ver al General de Ejército en el recibimiento “porque precisamente todo lo que hicimos y dijimos en la Cumbre, todo el espíritu revolucionario con que salimos de Cuba para representar a la Sociedad Civil en este espacio, fue dedicado fundamentalmente a Fidel y a nuestro General de Ejército Raúl Castro Ruz.

“Que sea él quien nos reciba significa que la misión ha sido cumplida”.

Así llegaron nuestros abanderados con la frente en alto y un sabor a victoria y así los recibió Cuba como esa madre que acoge a su hijo cuando sabe ha obrado bien.

 

Escribir un comentario