Chapeando Bajito: Las mentiras sobre la Resolución del Banco