A pesar del bloqueo, Abdala se multiplica en los brazos cubanos