Estamos haciendo justicia, porque Santiago de Cuba tiene mucho que darle al mundo