Enfermeros cubanos en Venezuela prosiguen con la adarga al brazo