La dignidad del MINSAP, del Dr. Durán y de los médicos de Andorra