El paciente Enrique Hernández Benítez coqueteó con la muerte a causa del SARS-CoV-2