El corazón de Jesús Menéndez se sembró en Manzanillo