Ante Fidel, el compromiso de los campesinos santiagueros