Tener la alegría de que los casos comiencen a descender