Una crónica para la cronista del Moncada: Marta Rojas