Los cuadros deben ser ante todo revolucionarios