Crónica: El Partido y la continuidad histórica