Gerardo Hernández Nordelo: un congreso de muchos emociones