Radio Rebelde, una nueva clarinada

La madrugada del 24 de febrero de 1895 el corneta mambí tocó a degüello para llamar al combate. Comenzábamos una nueva etapa en pro de nuestra independencia, otro grito de guerra para una Revolución que había iniciado veintisiete años antes y a la cual le quedarían 64 años para alcanzar el objetivo final.

Esfuerzo, sacrificios y la sangre de muchos hijos de esta Patria ya había sido derramada; mucha más – incluyendo la de otros que aún no habían nacido -  esperaría por su momento de entrega altruista y generosa. 

En 1958, en nuestra rebelde y gloriosa Sierra Maestra, los mambises del siglo XX protagonizaban otra gesta que inició en el año del centenario del natalicio de José Martí, inspirador del espíritu de libertad y antimperialismo de la nueva generación.   

Tras las campañas del 95, frustradas por el intervencionismo, llegaron años más tarde las de 1956 precedida, antes por el Moncada, una nueva carga al machete resuelta a matar bribones y conquistar los derechos y la dignidad que nos fueron despojados cuando la guerra estaba prácticamente ganada. 

El 24 de febrero de 1958, por orientaciones de Fidel, comenzaron las transmisiones de Radio Rebelde en el corazón mismo de la Sierra Maestra. Desde los Altos de Conrado el Comandante Ernesto Che Guevara con sus compañeros, ubicados en el campamento de Pata de la Mesa hicieron sonar las notas del Himno Invasor seguido del primer parte de guerra sobre el combate de Pino del Agua y otras acciones. Luego el Capitán Luis Orlando Rodríguez dio lectura a un Editorial en el que se hacía referencia a la fecha histórica del 24 de Febrero y a la fundación de la emisora, voz del Ejército Rebelde.

A partir de aquel instante, la alta dirección de la Revolución Cubana rompía para siempre el cerco de desinformación del batistato. Desde entonces el pueblo cubano contaría con una fuente fidedigna y orientadora en medio de una lucha popular para alcanzar la liberación y la definitiva independencia. 

Los horarios de cinco de la tarde y nueve de la noche fueron los escogidos para llevar al pueblo cubano un mensaje de verdad y esperanza. Tres meses después, aquella radioemisora, voz redentora de la causa cubana, llegó a la Comandancia de La Plata, en la misma Sierra Maestra, y desde allí empezamos a escuchar las palabras orientadoras del líder indiscutible de la Revolución Cubana. Posteriormente, según avanzaba la guerra de liberación, nuestra Radio Rebelde cambió de locaciones, entre ellas La Miel, cerca del municipio Estrada Palma, hoy Bartolomé Masó, y posteriormente Minas de Charco Redondo y Palma Soriano. Para aquel tiempo se habían incrementado las horas de transmisión.

En los años que siguieron a la gran victoria, Radio Rebelde llegó a La Habana. Hoy contamos con ella – Emisora de la Revolución – acompañándonos en cada jornada lo mismo alegre que difícil. Está junto a nosotros como paradigma de la Radio y el Periodismo revolucionarios que nos identifica.



Radio Rebelde fue una nueva clarinada en la lucha. Fue, es y será el sonido de rebeldía, intransigencia y cubanidad que nos define como pueblo revolucionario y aguerrido, solidario, humanista y generoso. Como pueblo patriota de pura cepa que respeta y ama su historia, y lo hace cada día de manera responsable, digna y consecuente.

RADIO REBELDE EN AUDIO REAL POR AM 

Escribir un comentario