Las pasiones de José González Rivas

En estos días en que se ennoblece la profesión del periodista y agiganta la misión de los medios de comunicación ante los desafíos del tratamiento de la historia, conversar con un octogenario del oficio, justifica estas líneas. José González Rivas, Premio Nacional de Periodismo José Martí, recuerda anécdotas de los días de Playa Girón como uno de los primeros corresponsales de guerra en llegar al escenario bélico.

En 1961 González Rivas fungía como jefe de compras del Proyecto en construcción Laguna del Tesoro, en Ciénaga de Zapata, cuando se produce la invasión mercenaria.

Aquella circunstancia laboral favoreció la llegada al escenario de los hechos del corresponsal voluntario de Radio Matanzas, quien permaneció hasta el 19 de abril en aquellos parajes.

El único corresponsal de guerra matancero que sobrevive a la epopeya de Girón conserva una memoria fotográfica del episodio.

A casi seis décadas de la Victoria de Girón, González Rivas, evoca la entrevista con el capellán español Segundo Lasera.

De la Congregación de los Escolapios, el clérigo vino con el Batallón de Paracaidistas, de la Brigada 2506 y el diálogo se recoge en el documental Venimos por amor, aunque tengamos que hacer la guerra, celosamente guardada en las arcas del Instituto Cubano de Artes e Industrias Cinematográficas (ICAIC)

Lasera regaló a Rivas una medalla con la figura en relieve de San Miguel de Arcángel, patrono de los paracaidistas; un distintivo y una cruz, que donó al Museo Histórico.

De la primera gran derrota militar del imperialismo guarda recuerdos memorables que gusta contar a los jóvenes porque de la historia siempre hay que beber.

Escribir un comentario