Consuelo Pimienta en la telenovela "Mujeres Ambiciosas"

La actriz Arlete Salles interpreta en la telenovela MUJERES AMBICIOSAS a Consuelo, la madre del corrupto alcalde Aderbal Pimienta. Arlete, quien nació el 17 de junio de 1938 en Recife, Brasil, dice haber sido una niña muy tímida, pero llena de sueños y coraje.

Muy joven colocó un anuncio y fue así que comenzó sus primeros pasos en la radio. Arlete Salles con anterioridad trabajó como instrumentadora en un consultorio odontológico. Su carrera artística la comenzó en 1955, después de 13 años como locutora de Radio Jornal do Commercio, en Recife. En esa etapa se unió a la compañía teatral Barreto Júnior, donde 3 años después recibió el premio a la actriz revelación por la obra de teatro LA CIGÜEÑA SE DIVIERTE

La trayectoria de Arlete Salles como intérprete de telenovelas es muy extensa, y con éxito de público, la actriz debutó en Rede Globo en el culebrón SANGRE Y ARENA. También dio vida a numerosos papeles divertidos y extravagantes, en telenovelas y miniseries como PUERTO DE LOS MILAGROS, DOÑA BELLA, PIEDRA SOBRE PIEDRA y FINA ESTAMPA, en la última en el papel de una taxista.

El teatro ha sido algo recurrente en la carrera de Arlete Salles, quien luego de una operación para extirparle un tumor, volvió a la televisión para trabajar en la novela MUJERES AMBICIOSAS. Allí, en la piel de la madre del alcalde corrupto Aderbal Pimenta, es una mujer conservadora y dominante, que no se cansa de sus regaños al hijo.

Del personaje, que hace gala de una religiosidad sin límites, pero totalmente falsa, dijo Arlete Salles a la prensa que la divierte mucho. Arlete Salles comentó de Consuelo Pimienta en la telenovela MUJERES AMBICIOSAS que está totalmente loca, lo que le da comicidad al personaje.

“Yo me siento muy bien en la comedia”, afirmó la actriz, quien aclaró que no tiene nada en común con la personalidad de Consuelo. “Ella es una hipócrita y una sinvergüenza”, opinó Arlete al subrayar la denuncia de la referida telenovela sobre males arraigados en la sociedad como la homofobia, la intolerancia, la discriminación y los prejuicios.

“Triste, pero es la verdad”, se lamentó la actriz, madre del actor Alexander Barbalho y el director Gilberto Salles. “El prejuicio es hermano del odio y las grandes tragedias de la humanidad sucedieron por ese sentimiento malo, racial, social, religioso y hasta político. Estoy orgullosa de esta telenovela que toca la herida, mostrando la realidad”, expresó la intérprete de Consuelo Pimienta.

Escribir un comentario