Noticieros de radio, creando bajo presión en tiempos de pandemia

Hace poco más de un año la COVID-19 se convirtió en noticia en el mundo entero. Nadie sabía con exactitud a qué enfermedad nos enfrentábamos: solo que era un virus poco conocido o estudiado, pero altamente contagioso.

Muchos países comenzaron desde sus laboratorios las investigaciones pertinentes para conocer detalles de este mortal virus que amenaza diariamente a miles de vidas; los científicos se concentraron en encontrar una vacuna efectiva; los médicos se volcaron a la tarea urgente de salvar vidas.

Mientras esta batalla se libra en el primer frente, en los medios de comunicación se articula otra: informar con veracidad sobre la pandemia. En Cuba, desde el Sistema Nacional de Radio, los noticieros y espacios informativos adaptaron sus rutinas productivas a la situación epidemiológica y su labor, en este sentido, se valió de la estructuración de un novedoso sistema radiofónico y la retroalimentación entre todas las emisoras y periodistas del país.

En Radio Rebelde, el Noticiero Nacional de Radio aumentó el tiempo al aire, que de treinta minutos pasó a una hora, y se comenzó a reflejar el acontecer de cada municipio cubano en las transmisiones diarias, no sólo con los corresponsales de RR, sino con la activa participación de reporteros de las emisoras municipales.

Colectivo del Noticiero Nacional de Radio

Según Joan Luis García, director de este espacio, la COVID-19 influyó fuertemente en el trabajo diario:

En un tiempo prescindimos de las secciones de deporte y cultura pues no se originaban informaciones de estos ámbitos. Por otro lado, se ha incrementado la presencia de los géneros periodísticos; hemos recibido más historias de vida, entrevistas, reportajes y comentarios que, en su mayoría, han buscado concientizar a los oyentes sobre la compleja situación que afrontamos”.

Loables métodos de trabajo también han sido replanteados desde el equipo de realización de la revista informativa A Primera Hora, en la emisora de la “Familia Cubana”: Radio Progreso. Su actual director, Modesto Pérez Ramírez reconoció como puntos negativos de esta experiencia los riesgos de contagio y la falta de interacción directa con oyentes, periodistas y otros miembros del equipo de trabajo, así como de los especialistas e invitados:

“La situación actual nos ha guiado a emplear mayor creatividad, adecuarnos a las tecnologías modernas, con mayor uso de teléfonos, celulares, Internet, correo electrónico y el trabajo a distancia y el teletrabajo. También a organizar más el quehacer, cuidar los detalles, las relaciones del colectivo, la higiene y a transformar la visión de trabajo en equipo aún en la distancia, a esto sumamos readecuar la estructura del guión, hacer algunos cambios y dar aún más uso a la propaganda y contenido en torno a temas de salud, sobre todo en cuanto a la Covid-19”.

En el canal de información contínua más antiguo del mundo: Radio Reloj, su espacio de mayor audiencia, el Matutino, cuenta con un equipo de realización noticiosa que se ha concentrado en hacer boletines que respondan a las preguntas de los oyentes en cuanto a lo que está ocurriendo en el país y en el mundo, sin dejar de tratar temas que también interesen al oyente, teniendo en cuenta la dramaturgia del servicio informativo.

Han incorporado secciones que destacan la labor de los jóvenes en estos momentos y también llevan a la par la actualización y reflexión sobre la implementación de la Tarea Ordenamiento, con todo lo que ha generado a nivel de información, dándole cobertura a las Mesa Redonda y llevando a los oyentes las medidas aplicadas, las correcciones, explicó Nelson Rodríguez Crespo, director del Matutino.

La situación epidemiológica en Cuba ha traído consigo la aplicación de medidas restrictivas para disminuir el contagio del virus, de ahí que el trabajo a distancia o teletrabajo haya sido una medida aprovechada en los centros laborales a lo largo y ancho de la Isla, sin embargo; nos preguntamos: ¿permite un noticiero de radio la aplicación de esta modalidad?

Ante tal interrogante es válido recordar los distintos roles que intervienen en la conformación de los noticieros radiales; podemos mencionar algunos como los periodistas, que buscan la información y elaboran los reportes; los editores; los redactores, quienes se encargan de gestionar informaciones en los medios de prensa digitales para luego adaptarlos al lenguaje radial; el asistente que es responsable de escuchar los trabajos para detectar posibles errores; el realizador de sonido; el director que escribe el guion y se encarga del montaje del espacio informativo; y por último, los locutores que son la imagen del noticiero, quienes transmiten con sus tonos diversos el mensaje, las informaciones.

Desde el Noticiero Nacional de Radio, su director reconoce que en este período algunos periodistas se han acogido a esta variante y desde su hogar realizan su trabajo. “Esta situación, lejos de afectar, ha favorecido a la emisora que ahora cuenta con profesionales más autopreparados”, recalcó Joan Luis García.

En A Primera Hora, el teletrabajo también ha propiciado la elaboración de noticias frescas, relacionadas directamente con lo que acontece en los barrios y diferentes contextos donde viven los reporteros.

A primera hora, de Radio Progreso y sus tres décadas de cubanía

La radio es sin duda un medio dinámico, capaz de adaptarse a la sociedad y capacitado para trabajar desde cualquier situación. Por ello, se ha apropiado de las nuevas herramientas tecnológicas para llegar a los oyentes con informaciones verídicas y que sensibilicen, igualmente, sobre la labor que se realiza en aras de frenar los contagios de la COVID-19.

Hemos trabajado bajo presión, con temor a contagiarnos, temerosos de que demos positivos ante cualquier PCR - confesó Nelson Rodríguez Crespo-, lo que sí es una realidad es que el colectivo de Radio Reloj está adaptado a trabajar bajo presión”.

Según la experiencia de los tres directivos entrevistados los principales retos están enmarcados en autosuperarse para atrapar más la noticia con menos movilidad, a ser más creativos, conformar otra concepción de equipo de realización, aprovechar mejor las fuentes y archivos y ponerse al día con las tecnologías para emplearlas mejor, incluso desde el punto de vista dramatúrgico.

La misión de los noticieros de radio para Nelson Rodríguez está clara: Informar al Pueblo.

Ya sea en Radio Reloj o en cualquier noticiero radial, al final el oyente debe sentir la satisfacción de que cuenta con una cantidad de información suficiente, ahora es la Covid y el Ordenamiento, pero eso mañana cambia y son otros los temas, y esos deben estar en los noticieros, pero también otras informaciones que le den u abanico de temas actuales, ya sean del país o foráneos”.

Sin dar lugar a dudas, una premisa invade las redacciones informativas de nuestras emisoras hoy, y es, el de ofrecer un producto sonoro que movilice y concientice a nuestro pueblo ante la actual situación epidemiológica y continuar el camino de la construcción de nuestra realidad aspirando a la innovación y la creatividad.

Ante el impacto de la Covid-19 que ha cobrado hasta este mes de febrero de 2021 la muerte de más de 2 millones 200 mil seres, y en estos tiempos que exigen quedarnos en casa; la radio y en especial sus noticiarios constituyen la compañía con la cual interactuar, recordar, soñar, aprender y comprender nuestro entorno y así empoderarnos, como audiencia, de un mejor conocimiento del mundo en que vivimos. 

Escribir un comentario